Kurimanzutto presenta a Antonio Caro

531120674_1280x720

Por Marta Loubet

¿Estás en la Ciudad de México entre el 1 de junio y el 31 de agosto y pasarás por la Avenida Sonora número 128? ¡Mira al cielo! Concretamente al monumental espacio publicitario Sonora 128, nombre de un proyecto de la galería kurimanzutto, sospechosos habituales en la escena del arte contemporáneo en la capital y que cuenta con la programación de Bree Zucker.

Tras una primera edición en la que Wolfgang Tillmans presentó la obra ¿dónde estamos? (Where are we?), kurimanzutto apuesta por provocar conversaciones fuera de los muros de la galería, en línea con sus orígenes como proyecto curatorial, continua con el artista colombiano Antonio Caro, quien recoge el relevo con Achiote (2001), resultado de un proceso que comienza en los años noventa con la recepción de un papel amate mexicano y que ahora se transforma en espectacular publicitario, añadiendo así un nivel de lectura a una pieza que originariamente no estaba pensada para ser expuesta en un espacio público.

Entre 1990 y 2016 la obra ha evolucionado de la serie de presentaciones Proyecto 500 (1992), reflexión sobre el aniversario de la llegada de Colón a América que materializa experiencias no-objetuales a través de un lenguaje plástico que convierte el pigmento del achiote en la propia obra (“Los indios se pintaban con achiote” como decían a Caro en la escuela cuando era pequeño) al 89plus Maratón de las Américas de 2014, cuando Caro realiza una performance en la que pinta al público con este colorante. En paralelo, el artista explora la relación entre el achiote y el árbol de chico zapote, origen de la goma de chicle, y más concretamente su vertiente comercializada, los Chiclets Adams. Caro utiliza la tipografía de la marca para criticar una serie de aspectos de la realidad económica y social.

Antonio-Caro-Achiote-1024x520

Al repensar esta obra para el formato publicitario que ofrece sonora 128 el artista cierra el círculo; la pieza alcanza otro nivel gracias al uso del mismo lenguaje que denuncia.

Sonora 128 continuará promoviendo diálogos culturales, al más puro estilo de las vanguardias de arte público, hasta 2018. Durante este periodo de dos años el espacio será tomado por ocho artistas provenientes de disciplinas como la literatura, las artes plásticas o la música, seleccionados en función de la capacidad de su trabajo para entender y analizar nuestro zeitgeist. Todo ello visible las 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año en una esquina de la Avenida Sonora.

Categorías

Arte