Las pinturas de David Bowie

David Bowie, además de ser uno de los músicos más épicos de la historia, también pintaba y no lo hacía nada mal, de hecho en sus pinturas podemos ver reflejada su gran pasión y talento por las artes en general. Influenciado por artistas como Frank Auerbach, debido a su forma de hacer autorretratos y David Bomberg (maestro de Auerbach), las pinturas de David Bowie muestran su gusto especial por el neo-expresionismo, movimiento que estalla a inicios del post-modernismo, iniciando en Alemania y posteriormente extendiéndose por todo Europa a finales de los 70. Estas pinturas retoman el expresionismo de artistas tipo Edvard Munch (el creador de la famosa pintura de ‘El Grito‘), buscando reinterpretar y trazar la figura humana, relacionándola con sentimientos provenientes del mero núcleo de nuestra existencia: soledad, angustia, erotismo, muerte.

Dicha corriente surge en contra del arte conceptual y minimalista que estaba de moda en esos momentos, tiempos en los cuales Bowie también lo estaba, solo recordemos que para ese entonces ya teníamos el The Best of Bowie (1980) con piezas como ‘Life on Mars‘, ‘Starman‘ y ‘Heroes‘. Y cuando hablamos de Bowie, es imposible no mencionar a Brian Eno, sobre todo por su participación en esos tiempos con el músico en álbumes como Low (1977), Heroes (1977) y Lodger (1979). De hecho estos tres álbumes son informalmente conocidos como ‘La trilogía de Berlín‘, ya que ambos colaboraron juntos en esta ciudad.

Independientemente de sus pinturas, Bowie logró elaborar una asombrosa colección privada de arte que en total fue subastada en 41 millones de dólares el año pasado en Sotheby’s. Principalmente atraído por cronistas que a través de sus obras simulaban la vida en las calles de Londres, el artista filántropo, pintor y también actor, invirtió en obras de británicos como Harold Gilman y Peter Lanyon. Sin embargo, su colección no estaba limitada a Gran Bretaña solamente, David Bowie mostró principal interés por obras contemporáneas de arte africano y diseños por Ettore Sottsass y el revolucionario grupo de Memphis.

La música de Bowie tocó profundamente las almas de todo aquel que verdaderamente le puso atención, esto sin mencionar la conmoción de su partida. Fue una persona de mucha influencia, de esas pocas que la utilizan de manera positiva, creo que todavía no alcanzamos a distinguir el impacto de su legado, tantas personas que se sentían outsiders, diferentes, ni una cosa ni la otra, lograron gracias a su música y excentricismo encontrar un lugar. Encontremos un lugar entonces también en sus pinturas, pues nunca estará demás recordarlo una vez más. Gracias David Bowie, por tanta vida.