Masculino, femenino: los hijos de Marx y Coca-Cola

MF

Masculino, Femenino de Jean-Luc Godard es sin duda uno de sus filmes más entrañables, por ser uno de los primeros ejercicios del cineasta francés en narrativa no lineal. Godard nunca escribió un guión para este filme antes de rodar, sino una serie de bosquejos e ideas que fueron desarrolladas a medida de que fueron grabando la película.

Mistrust

La historia se centra alrededor de Paul (Jean-Pierre Léaud) quien se enamora de Madeleine (la cantante de pop francés Chantal Goya) y termina saliendo al mismo tiempo con sus dos compañeras de cuarto.

Empty

A pesar de diferir en muchos aspectos personales, Paul es un idealista y Madeline quiere ser una cantante pop, el contraste entre ambos genera una dinámica que ilustra muchos de los aspectos románticos de esa generación que impulsó los movimientos estudiantiles de Mayo del 68 en Francia.

Her own

En términos de estética nueva ola, Masculino, Femenino se compone de rápidas viñetas y entrevistas que muestran los deseos y anhelos de estos personajes. Es una especie de afronta por parte de Godard a la incongruencia de buscar progreso social y al mismo tiempo ser parte de una cultura de consumo: la revolución pop en contra la cultura pop, mostrando a un personaje que sacrifica sus propios ideales al perderse en el encanto de la vanidad.

Sad

A diferencia de las películas anteriores de Godard, escribió la crítica Pauline Kael en 1966, en donde sus personajes solo se deterioran mientras se convierten en sujetos vacíos y fríos, “hay vida en Masculino, Femenino, que muestra la más brillante inventiva y audacia artística a un nuevo nivel en el cine de hoy”.

MUBI y Noiselab te invitan a ver Masculino, Femenino.