CHANEL en La Habana

cubachanel

Por Karenn Joy

La semana pasada vimos uno de los acontecimientos más sorprendentes de los últimos años en el mundo de la moda y es que Karl Lagerfeld nunca escatima en cuanto a la producción de sus desfiles se trata. Esta vez, el diseñador de origen alemán nos deleitó con su colección Cruise para Chanel cuyo escenario fue La Habana.

Aunque han habido opiniones diversas sobre la decisión de Lagerfeld de llevar la pasarela al Paseo del Prado, por la situación de pobreza extrema en la que se vive, es muy cierto que la mejor manera mejorar la economía del lugar es con eventos de este tipo y Cuba está llamando la atención más que nunca, pues se acaban de reabrir las fronteras con Estados Unidos.

Los más de 700 invitados al desfile llegaron al evento en ‘almendrones’, los autos clásicos de los años cuarenta y cincuenta, que son un elemento icónico del país caribeño. El desfile se llevó a cabo en plena calle, sin ningún tipo de montaje, pues Lagerfeld aseguró que el Paseo del Prado y las casas de la Habana vieja eran el escenario ideal y los asistentes estuvieron sentados en bancas de parque a los costados de la pasarela, dándole a todo un aire muy relajado.

En la colección pudimos ver varios elementos clásicos de la marca francesa, como son las camelias y el tweed, que fueron coordinados con zapatos brogues bicolores, gorras al estilo del Ché Guevara — por supuesto, completamente cubiertas de lentejuelas — sombreros panamá y lo que no podía faltar: el look de saco y pantalón que hicieron emblemático los dandys. Sin duda alguna, Lagerfeld sabe cómo hacer suyo cualquier estilo que se proponga y es que la mujer Chanel está presente desde los vestidos vaporosos con moños y holanes, las chaquetas y los cinturones que enfatizan la silueta femenina, hasta las playeras, los estampados de ‘almendrones’ y las flip-flops.

La pasarela, a diferencia de la anterior entrega del genio creativo, se bajó del pedestal para lograr un ambiente amigable, que daba la sensación de estar como en casa, en las calles de tu barrio y entre conocidos. El after party se llevó a cabo en la Plaza de la Catedral, en donde hicieron una instalación que recordaba a una playa caribeña, con una casa de paja en la cual sirvieron cócteles locales toda la noche.

Este es un evento sin precedentes que promete marcar el inicio de una nueva era en el mundo de la moda. A sus más de 80 años, Karl Lagerfeld no se detiene y demuestra con cada nuevo paso que da, que su experiencia en diversos ámbitos de la moda lo respaldan, pues el desfile en La Habana ha sido probablemente una de las decisiones más acertadas en todos sus años como líder de la maison.

Durante su estadía en la isla, el diseñador aprovechó para inaugurar una exposición de material fotográfico de su autoría, la cual será de acceso gratuito al público. Estos son sólo los primeros pasos que marcan la reintegración de Cuba al mundo en un momento donde la historia la moda es uno de los ejes más importantes de la economía mundial, y el hecho de que ahora todos están interesados en lo que el país caribeño tiene por ofrecer, les da la oportunidad de aprovechar la fama y oportunidad para volver a ser uno de los hot spots en la escena de la moda, como lo fue hace algún tiempo.

 

Fotos: Jonas Gustavsson para Indigital.tv / via Vogue.com

Categorías

Diseño