‘Siempre hay música en mi trabajo’, una entrevista a Kid Koala

Por: Editorial Xolo

Recibí este mensaje de texto a las 8 a.m.: ‘Podemos vernos en el estudio a las once, ¿qué dices?’ Era de Kid Koala. Respondí rápido que sí. Me encanta Kid Koala. Llevaba unos cuantos días en Montreal así que no me costó trabajo ubicar en qué parte de la ciudad estaba el estudio. Tomé el metro, caminé unas cuantas cuadras y toqué la puerta. Hace seis años no veía a Eric. Me emocionaba bastante sentarme a platicar de nuevo con él. Con una gran sonrisa y el clásico ‘hey man!’ abrió la puerta de su casa. Lo seguí al fondo de esta donde estaba su estudio. Ahí nos sentamos y comenzamos a platicar. El lugar parecía un sueño, lleno de pedales, instrumentos, metales, libros… parecía más una bodega que un estudio. Prendí la grabadora y esto es lo que sucedió:

‘Me gusta estar en Montreal en el invierno. Es bueno para hacer música, pues se componen diferentes tipos de géneros en esa estación. Justo ahora estoy trabajando en un nuevo álbum pero es totalmente para época de verano, ¿sabes? Si trabajas en el invierno, obtienes un mood mucho más lento, obscuro/melancólico. Es sólo un estilo onda hibernación, es chingón igual. Me gusta esa dualidad que existe aquí.’

Platícame en qué andas ahorita y sobre este nuevo álbum del que hablas

Ahorita acabo de terminar un nuevo álbum con Emiliana Torrini que creo lanzaremos en el invierno. Ella es una cantante de Islandia. También estoy trabajando en un nuevo disco de Kid Koala. Además hice un soundtrack para una película que se estrena el siguiente verano; fue un trabajo de unos seis meses. Y andamos todavía en gira con Nufonia Must Fall.

¿De qué trata el proyecto de Nufonia?

Está basado en mi primer libro, en mi primera novela gráfica, Nufonia Must Fall. Tenemos una pantalla, marionetas, un cuarteto de cuerdas y yo estoy en las tornas, sintetizador y el piano. Así que tenemos cuatro cámaras y vamos de un lado a otro en los sets que tenemos; básicamente hacemos una película en una toma. Todo 2016 estuvimos de gira con este proyecto. Ha estado en Montreal, Shanghái, Chile y a un montón de teatros en Estados Unidos, casi toda la costa este.

Es un show de una hora. Cuando termina invitamos a todo el público a que se acerque a los sets a platicar con nosotros, así que todo junto es como un show de dos horas. Muchas personas se fascinan de poder acercarse a ver cómo realizamos todo. Este proyecto nos acercó a un sector artístico distinto al que acostumbraba, pues es muy distinto a lo que sucede en un club. Quienes bookean nuestro show son compañías de teatro o danza, festivales más de esa índole que están acostumbrados a contratar espectáculos que incluyen a un staff de más de quince personas. Nos han invitado y hemos dado cerca de seis fechas en cada festival. Ha sido realmente gratificante y hermoso ver el proceso por el cual ha pasado el proyecto, ya que cada noche es diferente y la reacción del público también. Es algo que despierta emociones en las personas, diferente a lo que hace un set de scratch. Estuvimos desarrollando el
proyecto durante un año y después ha sido otro año de tour y, como te decía, seguirá por mucho tiempo más.

¿Cuándo se publicó este libro?

Este libro salió en 2003, es mi primera novela gráfica. El proyecto está dirigido por K.K. Barret (diseño de producción de Her, Where the Wild Things Are, Adaptation, Being John Malkovich). Lo conocí en L.A. y fue cuando decidimos hacerlo. La historia es básicamente la misma, sólo la compactamos un poco para que pudiera ser una película de una hora. Originalmente el soundtrack que incluye el libro tenía 16 minutos de música, así que tuve que componer el resto para el show.

¿Así que has estado un poco distanciado de la escena musical?

Siempre hay música en mi trabajo. Lo que sucedió fue que la comencé a componer en una manera distinta. Mi intención era salir del club scene y entrar en escenarios que encuentro más interesantes ahora. Para mí, la gran mayoría de mi trabajo es estar experimentando. En Nufonia estuvimos trabajando cerca de dos años y después del tour también dos años más, pero ya estamos bookeados por otros tres años. Así que digamos que estoy fuera de los clásicos ciclos de la música como álbum, tour, álbum, tour… Esto es más como un ciclo de teatro, creo. Como en Broadway, que están seis meses y después comienzan un tour; me estoy yendo más por ese camino. Es una gran producción, somos quince personas. Es completamente otra escena a la de los DJ’s. Platícame un poco sobre la construcción de estas marionetas y de los sets. Uno de nuestros marioneteros trabajó en base a mis dibujos y así esculpió las figuras en escala. Todo el equipo trabajó aquí en el estudio durante seis meses. Estudiaron bien los movimientos que tendría que hacer cada escultura, así que existió un trabajo arduo en esa parte. Mi esposa se encargó de construir algunos de los sets, pero también hubo, por ejemplo, otro diseñador de sets que se dedicó más a interiores. Claro que conforme fuimos haciendo el show se fueron añadiendo cada vez más cosas, reforzando detalles que notábamos una vez que lo habíamos presentado varias veces.

¿Cuándo nació tu pasión por la novela gráfica?

Probablemente desde niño; primero me llamaron la atención los discos, pero no creo que mucho antes que las novelas gráficas. Mis memorias más viejas comienzan con álbumes que contaban historias. Me llamaba mucho la atención lo que se podía hacer, creo que es básicamente lo que hago ahora (risas). Space Cadet fue un proyecto que consistía en un concierto con audífonos y fue mi segundo libro. La música fue creada para ese libro y de ahí surgió todo el proyecto. Últimamente he escrito mucha música para el Buró de Cine y para varios directores, así que he estado jugando y experimentando en otras áreas de la música.

Igual el año pasado tuve una gira donde toqué cerca de 200 fechas, así que tampoco me he alejado por completo de la escena DJ. Pero se vuelve algo repetitivo. Creo que he tocado cerca de 2000 fechas en mi vida; así que sí, sí se puede volver repetitivo. Son etapas en la vida creo, pero justo ahora me he dado cuenta que la música que realmente me apasiona o me mueve proviene del cine, de las películas, de audio libros, del teatro… He tratado de llevar mi música a estar áreas. A Space Cadet justo ahora estamos convirtiéndolo en un film animado, estamos en el proceso de hacer pruebas y construyendo el proyecto.

Kid Koala (Eric San, 1974) lleva mucho tiempo siendo un músico relevante en la escena del hip hop. Su música inclusive ha cruzado las fronteras de otros géneros artísticos, lo que le ha ganado la admiración de músicos de todo tipo. Además de tener un talento nato y sobresaliente en el llamado arte del tornamesismo, su inteligencia musical le ha permitido experimentar constantemente en terrenos desconocidos. Más adecuado sería describirlo como como un artista multidisciplinario. La etiqueta de músico o DJ le queda ya muy chica. También ha colaborado con bandas como Gorillaz y músicos como Amon Tobin y compartido giras con Radiohead y Björk. Últimamente se ha dedicado a componer scores para el cine, además de ser un excelente ilustrador, que lo ha llevado a crear su propias novelas gráficas.