Le hicimos 5 preguntas a Paul Humphreys de OMD y esto fue lo que nos dijo

 

A unos cuantos días de regresar a la CDMX y de presentar su nuevo material discográfico, Paul Humphreys, mitad del dúo de synth-pop Orchestral Manoeuvres in the Dark platicó con nosotros acerca de su regreso a nuestro país, sus influencias y varias cosas más.

En un show de OMD no hay quien no se emocione desde el principio hasta el final, todos conocen las canciones, ¿cómo se siente tener una audiencia que no habla inglés pero aún así baila y canta todas las piezas? 

Es una buena pregunta, verdaderamente hay algo ahí, el otro día nos preguntaron algo similar a Andy y a mi, estábamos en Alemania y la cuestión fue cómo le hacíamos para tener tanto éxito ahí, dado que las letras de nuestras canciones son en inglés, lo pensamos y llegamos a la conclusión de que muchos de nuestros coros tienen estas melodías en el teclado que hacen que funcione, son fáciles de seguir, la música es un lenguaje internacional. 

OMD es una banda que siempre es fresca, cuando sacan algo nuevo se siente actual, ¿cómo le hacen para hacer esto, dado que ustedes empezaron desde finales de los 70? 

Para nosotros lo mejor fue tener un break, lo tuvimos desde mediados de los 90 hasta mediados de los 2000, eso nos ayudó a regresar con una identidad bien definida, con un gran entusiasmo y energía. Cuando regresamos en el 2006 no estábamos seguros de lo que la gente pensaría, no sabíamos si había interés entonces abrimos algunas presentaciones en vivo para probar, se vendieron todas, entonces pensamos ‘Ok, todavía somos OMD’, hicimos eso como por dos años, solo tocamos nuestras canciones viejas, estábamos muy orgullosos de nuestros logros hasta entonces. Luego nos preguntamos, ¿qué estamos haciendo con OMD, seremos solo una banda para celebrar nuestra gloria, o tenemos algo nuevo que decir? Entonces de manera un poco secreta nos metimos al estudio y fue como andar en bicicleta, no olvidamos cómo hacerlo. Además, nos sentimos liberados porque ya no estábamos envueltos en esta necesidad comercial, de hecho en un inicio no lo estuvimos, cuando la banda empezó solo hicimos lo que queríamos, no pensábamos que íbamos a tener una carrera musical en sí, solo nos estábamos divirtiendo, siempre sentimos que estábamos haciendo lo correcto. Luego OMD creció y nos fuimos haciendo más y más grandes, empezó esta presión de que teníamos que grabar algo cada año, nos empezaron a decir cómo teníamos que sonar para llegar a América, teníamos mucha presión sobre nosotros, perdimos la vista de nuestras raíces. Ahora sentimos que se cerró un círculo, sentimos como si fuéramos niños otra vez y estamos generando sonidos de libertad, amamos la libertad, tenemos mucha energía y muchas ideas. 

Hay muchas bandas que empiezan a grabar y sienten que sus proyectos nunca están completos, por lo que pueden pasar años y nada ocurre. ¿Cómo decides cuando un álbum ya está terminado? 

Eso es algo que se aprende de la experiencia, mientras más proyectos haces más empiezas a cobrar sentido de cuando están terminados, simplemente lo sabes, lo reproduces desde el inicio hasta el final varias veces y ya no quieres cambiar nada, luego Andy tampoco quiere cambiar nada y decimos bueno ya está. 

¿Qué puedes decirme del mastering, tú lo haces o se lo envías a algún ingeniero de sonido? 

No, en realidad solo es una persona la que lo hace, se llama Mike Marsh, probablemente es uno de los mejores ingenieros de mastering del mundo. En ese punto, es muy probable que después de tanta mezcla yo haya perdido algo de objetividad y él logra identificar cuando hay demasiados espacios en un track u otra no tiene suficiente treble, hace que suene como si las cosas se hubieran hecho en un tiempo, creo que esa es la genialidad al masterizar, pongo ese arte en alguien más. Hay demasiados ingenieros de mastering que solo intentan que suene lo más alto posible, y todo está demasiado comprimido, cosa que no me gusta para nada. Marsh siempre ha logrado mantener las dinámicas de las canciones y al mismo tiempo hacer que suene alto. Hay formas de masterizar para Spotify, otras para iTunes y hay que encontrar como ese punto medio, tampoco quieres que tus canciones suenen más bajas que las del resto, tiene que haber coherencia en el volumen entre una canción y otra, encontrar un balance, eso lo hace el mastering.

Cuando escuchas nueva música, ¿causa alguna influencia en la tuya?

Claro, siempre estoy escuchando música, tratando de mantenerme atento a lo que sucede y siempre intentamos descubrir nuevas cosas, por lo general escuchamos lo que sale de Alemania, todavía ahora. En los 70 escuchábamos a Kraftwerk, Neu!, La Düsseldorf, todas esas bandas, pero nuevos artistas están saliendo hoy también, hay uno que se llama Atom TM que está haciendo música electro llamada glitch, en la cual tomas artefactos que generan sonidos a los que uno no está acostumbrado como clicks, pops, bumps y sonidos locos, y los mezclas. En realidad el resultado no tiene una estructura muy definida, resulta como un experimento raro que de verdad no quieres escuchar de nuevo, es algo disfuncional, pero lo que hace Atom TM es poner todos esos sonidos de background y sobre de eso mezcla una canción, resulta ser algo hermoso. Puedes hacer glitch y aún así tener una pieza interesante, una canción del nuevo album ‘As We Open, So We Close’ es algo por el estilo. No lo tomamos como un simple experimento aleatorio para ver qué pasa, nos desviaríamos mucho, tratamos de hace algo diferente, algo que tenga la firma de OMD, siempre habrá vocales y teclados melódicos, incluso aunque lo que esté detrás sea algo raro, loco u obscuro, siempre habrá un foco que lo une todo y te hará aterrizar. Eso lo aprendimos de Kraftwerk de hecho, si eran muy experimentales pero siempre había una tonalidad a la cuál regresar, siempre dar la oportunidad de cantar un coro, aunque el track esté fuera de lo común.

OMD se presentará en la CDMX el próximo 2 de agosto en el Pepsi Center WTC. Adquiere tus boletos en el siguiente link

Categorías

Entrevistas