So in love por el concierto de OMD en la CDMX

Orchestral Manoeuvres in the Dark, banda pionera del synthpop, se presentó ayer en la noche en la CDMX. Un gran telón negro atravesaba el Pepsi Center para encuadrar el perímetro en el cual se establecería el concierto, mismo que tuvo que ser removido, pues la gente seguía llegando y llegando. La zona fan tuvo que extenderse, ya que fueron muchos los asistentes que estuvieron dispuestos a autoproclamarse fanáticos de OMD, aunque desde la zona general la vista, el sonido y sobre todo el ambiente estuvieron de lujo.

El evento dio inicio a las 9:15 pm con Messages, tercer sencillo del primer álbum de OMD. A partir de ahí, fueron muchos los momentos mágicos que vivimos durante la noche, todos nos movíamos al sonido de Paul Humphreys en los teclados, contagiados por los pasos de baile de Andy McCluskey, mientras chocaba al ritmo del bombo su puño contra su espalda. Luces verdes introdujeron el mood kraftwerkiano para escuchar Isotype, sencillo que nos da una idea de la calidad con la que viene The Punishment of Luxury, álbum que será publicado este 1 de septiembre.

Con una O prolongada, todos los asistentes cantábamos en coro la melodía distintiva de Enola Gay, esperando el regreso de los artistas al escenario. Después del encore, la introducción con percusiones nos hizo darnos cuenta de que estábamos a punto de escuchar Secret, una de las canciones más emblemáticas del grupo.  La presentación en vivo concluyó con Electricity, el single debut de OMD en 1979, mismo que determinó el éxito de una de las bandas con más trayectoria musical hoy en día.

Fue tanta la energía de todos, que resulta difícil pensar que alguien no se haya quedado con un buen sabor de boca, incluso saliendo del evento las calles se llenaron con los sonidos sintéticos de OMD, pues muchas personas decidieron continuar la celebración en las bocinas de sus coches. Fue una experiencia increíble e inolvidable, ¡gracias a todos los asistentes!

Orcherstral Manoeuvres in the Dark setlist:

Fotos: Jesús Quintero