FESTIVAL DE CINE EN MONTERREY: MOSAICO IMPREDECIBLE DE TRABAJOS CINEMATOGRÁFICOS

A pesar de los trágicos eventos sucedidos en la ciudad de Monterrey el pasado jueves, el Festival de Cine de la entidad celebró su séptima edición con un sobresaliente muestrario de interesantes trabajos de todas partes del mundo, y creo que precisamente en la pluralidad puede radicar la característica esencial de esta celebración.
En conferencia de prensa, el jurado calificó a la selección oficial como una serie de trabajos que atienden al minimalismo, a la noción de intimidad como es el caso de cintas como Un Sábado Inocente, Los Amores Imaginarios o En Terreno Conocido (ganadora de esta edición del festival), por mencionar sólo algunos, puesto que presentan un mundo muy personal, íntimo, que corresponde a la personalidad de cada autor. De acuerdo a palabras de la misma Paula Astorga, directora de la Cineteca Nacional y miembro del jurado internacional, “es muy difícil hablar de una sola tendencia en los trabajos cinematográficos que se presentan en este tipo de plataformas. Ya no se necesitan millones de dólares para hacer una película por lo que, en ese órden de ideas, los jóvenes cineastas honestos están contando las historias que quieren narrar”.
Dentro de la selección oficial, ocho fueron las películas estrenadas en México y cuatro en Latinoamérica por lo que esto denota una curaduría especial dentro del Festival de Cine de Monterrey. De esta manera se tuvo la oportunidad de ver durante la celebración trabajos de Xavier Dolan, Patricio Guzmán, Dragomir Sholev y Alexander Mindaze entre otros. Mención especial tendríamos que hacer al hecho de que la mayoría de las funciones del calendario estaban llenas en su totalidad a pesar de que el jueves 25 de agosto se llevaran a cabo los terribles acontecimientos del Casino Royale. Los mismos organizadores e invitados internacionales pidieron al público seguir asistiendo a las funciones a manera de respuesta a lo sucedido, finalmente los festivales fungen como un punto de encuentro que invita a la reflexión. Las salas estuvieron repletas, el público salía muy conmovido. La cultura en general, finalmente, tiene un compromiso contra la violencia y esto se reflejó claramente durante las dos últimas jornadas de la séptima edición del festival.
Entre el grupo de cintas seleccionadas destacaron temáticas como la masculinidad y la transición en las relaciones de pareja como situaciones recurrentes dentro de la cinematografía internacional en éste momento.
Con respecto a la proliferación de este tipo de eventos en México, el jurado internacional considera que es una natural consecuencia del aumento de las escuelas de cine en México y de que la producción de cintas nacionales ha crecido considerablemente en los últimos años. Apróximadamente se estrenan 70 cintas al año por lo que la creación de festivales corresponde sólo a la demanda de poder exihibir aquellos trabajos que se producen.
La séptima edición del Festival terminó la noche del viernes con la proyección de la película mexicana Viento En Contra de Walter Doehner, contando con la presencia de su protagonista Bárbara Mori y del equipo de creativos que intervinieron en la misma. Se cancelaron todo tipo de fiestas y convivios sociales en la agenda del evento, más no el compromiso que el Festival tiene con su público.

Categorías

Blog, Otros