Las mejores portadas nacionales

Ayer se llevó acabo la tercera entrega de los premios Indie-O en el Teatro de la Ciudad. Para los que no sepan, este evento es más como un reconocimiento a los esfuerzos independientes musicales en México y todo lo que va de la mano. Dentro de las categorías que en su mayoría premian la música, destacan el premio a Mejor Publicación con contenido musical, Mejor disquera o netlabel, y por supuesto, Mejor arte/empaque.

Es bien fácil aprenderse las letras y notas de una canción. Pero poca atención se le presta a la gente que se encarga de la parte visual y el concepto (si es que hay) detrás de la imagen. Así que aquí les va un “desmenuzadito” de los nominados de anoche:

Magic Plastic & Reez: Hello Seahorse! “Bestia (Edición Especial)”

El diseño de ésta portada fue un esfuerzo en conjunto de Magic Plastic y Reez. Las ilustraciones que son capullos de flores y hojas con un estilo muy ornamental (como de papel tapiz), fueron dibujadas a mano por Reez, un diseñador joven mexicano que aparte retrató a cada uno de los integrantes de Hello Seahorse! casi como alebrijes. Por otro lado Magic Plastic integró las ilustraciones de Reez a su textura de papel salpicado con rayones y tonos verdosos, además de la obvia tarea del artista y título.

Arturo Flores: Víctimas del Dr. Cerebro “Fantasmas”

El concepto del arte de “Fantasmas” de las Víctimas del Doctor Cerebro no es nada nuevo que salga de la imagen que todos conocemos de la banda mexicana: muertos, calaveras, etc. Sin embargo, en lugar de quedarse en una simple portada de 12 cm x 12 cm, llevaron el empaque a un objeto tridimensional. El empaque está inspirado en la película “El Gabinete del Doctor Caligari”, misma que musicalizaron en marzo para el ciclo “BandaSonoras: Cine mudo a ritmo de rock”. El objeto viene en forma de ataúd color negro con una imagen de la banda. Sin embargo, aunque el empaque puede llegar a ser propositivo, la calidad de la imagen deja mucho que desear y le quita varios puntos al LP de las Víctimas; tal vez, mismos que le impidieron ganar en esta categoría.

Vena2: Liquits “Kimono en Llamas”

Vena2 es uno de los artistas gráficos más conocidos en la ciudad. Ha hecho portadas para artistas que van desde Juanes, pasando por Natalia Lafourcade, hasta Molotov; todos con una gran preocupación por el detalle de la nominación de los IMAS este año fue por el “Kimono en Llamas” de los Liquits: Un desplegado con ilustraciones anaglifas (para que usen sus lentecillos 3D, pues) donde conviven concheros, conductores histéricos, ojos y hasta Michael Jackson. Sin duda éste era uno de los favoritos a ganar el premio este año pues es un objeto que de primera instancia se percibe el trabajo invertido, aparte de la obviedad (viniendo de Vena2) de que está cuidado hasta el más mínimo detalle.

Daniel Avilés: Simona “México Distrito Federal, México Distrito Federal, México Distrito Federal”

Simona es una banda defeña que apenas empieza a hacer ruido dentro de la escena, y parte de ese ruido se dio gracias al arte que presentaron para “México Distrito Federal, México Distrito Federal, México Distrito Federal”. El disco viene en una especie de digipack encuadernado a mano, con ilustraciones sicodélicas salidas directo de la punta del plumón de Daniel Avilés, también vocal de Simona. Aunque para algunos pueda parecer un vómito de colores, las ilustraciones sí tienen una lógica y un punto de partida; aparte de que los colores están pensados para crear gamas de colores que suben o bajan de intensidad. El trabajo está completamente hecho a mano y se aprecia de sobremanera la clavadez de Daniel a la hora de dibujar y pigmentar sus trabajos. El único fail: los lentes de 3D que ya vienen incluidos en el disco, no logran el efecto porque las imágenes no están configuradas de forma anaglifa para lograr hacer la ilusión óptica.

Carlos Fernández y Micro: Furland “Historia de la Luz”

El disco ganador de esta categoría. El trabajo en conjunto de Carlos Fernández, bajista de Furland, y el diseñador Micro, resultó en un trabajo que comunica visualmente lo que la música de “Historia de la Luz” dice a través de melodías, letras y arreglos.

Aunque no en su forma original, la bola de pasto está presente en la portada formada por un grupo de hojas que poco a poco van agarrando color, y dan la bienvenida al mundo particular de Furland. A pesar del uso de algunas secuencias, el sonido de Furland se mantiene orgánico por medio de instrumentos como el banjo, la guitarra acústica y los arreglos de cuerdas; en el empaque se traduce a que está hecho con material reciclado.

El cartel que viene dentro, muestra la bola de pasto como tal, una estrella, unos cuantos pajarillos alejándose de la estratósfera de la bola de pasto, y el nombre de la banda. Por más sencillo que suene (y así de sencillo es en realidad), Carlos logra una composición limpia donde los elementos conviven bien el uno con el otro. La contraportada es algo que solamente se puede percibir al 100% una vez que se termina de escuchar el disco. Pues cuando se llega al final de “Historia de la Luz”, uno se siente completamente adentrado en el mundo de pasto e invadido de color en el interior.

Felicidades a Carlos y a Micro quienes demostraron que se puede transmitir tanto con imágenes sencillas, y gracias por permitirnos “ver” cómo es el mundo de Furland por dentro.

Categorías

Blog