‘Fantasma’ de Jo Nesbo

jonesbo

Fantasma de Jo Nesbo

Editorial: Penguin Random House

Cuando el hijastro de Harry Hole es acusado de un asesinato, el ex detective tiene que salir de su exilio forzado en Hong Kong, para tratar de entender que llevo a ese niño amable, al que le gustaba el fútbol a enredarse en el tráfico de heroína que se ha convertido en el azote de Oslo, la capital de Noruega. Y lo que encontrará será una historia que trasciende fronteras y que nos deja claro que el mundo se ha interconectado de maneras asombrosas y que las fronteras, sobre todo para el narcotráfico, son cada vez más endebles, más porosas.

Este es el arranque de la novena novela de la saga de Harry Hole, el policía atormentado, alcohólico, honesto, duro, sucio, lleno de remordimientos, creado por el escritor noruego Jo Nesbo, considerado como uno de los mejores escritores de novela policíaca de la actualidad, alcanzado la increíble cantidad de 24 millones de libros vendidos alrededor del mundo de la saga iniciada con la novela “El vampiro” de 1997.

Y es que al ex policía Harry Hole uno puede entenderlo, porque el lector puede conocer las zonas partes más peligrosas y oscuras de su personalidad, pero también conoce sus amores, (porque sí hasta los policías buenos pero enfermos tienen principios), su debilidades (su ex pareja, Rakel y el hijo de ésta, Oleg) y sus aficiones (el whisky, sobre todas las cosas). Y por eso se le perdona todo. Pero también se le perdona todo porque Nesbo, su creador, logra adentrarse en las atmósferas más lúgubres de la sociedad contemporánea, para develarnos, por ejemplo, que la brillante y atestada ciudad de Oslo es la ciudad en donde más muertes por sobredosis de heroína se registran en toda europa occidental Es decir, no es Londres, no es Hamburgo, no es Ámsterdam, es Oslo, la capital de la ordenada y progresista Noruega, el lugar en donde más jóvenes se han quedado enganchados a la droga que viene de Asia, que cruza el Cáucaso y después toda Rusia para entrar por el mar Báltico hacia los países occidentales: Noruega, Dinamarca, Holanda, Inglaterra.

Pero es justo en las calles de Oslo en donde algo está cambiando, es en los centros de distribución más famosos de la ciudad en donde los deallers ahora son jóvenes blancos noruegos que ahora visten playeras del Arsenal y han desplazado a los migrantes africanos, que antes dominaba la plaza y que ahora ven como su mercado cambia de dueño y que ellos no pueden hacer nada ante la violencia de este nuevo grupo, del que nadie conoce a su líder. Pero sobre todo los grupos de narcos que controlaban la plaza no pueden hacer nada ante el poder de la nueva droga que estos deallers están vendiendo en las calles: El violín.

Pero esta nueva droga tiene rutas distintas, sus precursores llegan desde Asia embarcada en aviones de lujo desde ciudades como Singapur, de Hong Kong y atraviesan medio mundo para desembarcar directamente en algún laboratorio escondido en la ciudad, que produce lo suficiente para que muchos de los antiguos adictos de heroína cambien sus gustos y se enganchen a la nueva droga, mucho más cara sí, pero con efectos mucho más intensos y prolongados. ¿Quién no quisiera probar esa nueva droga? ¿Quién no quisiera vender una droga que es un éxito asegurado? Una droga que de repente cambia el mapa criminal de la ciudad y que elimina las muertes súbitas provocadas por las sobredosis de la heroína, lo que además permite que los índices de la delincuencia desciendan inesperadamente.

Lo cual es visto como un milagro por parte de las autoridades que no pueden creer en su buena suerte, sin entender o sin querer ver, que este cambio solo puede ser producto de un acuerdo entre este nuevo grupo criminal y las autoridades encargadas de perseguirlos. Y es esa marea en la que Oleg se ve envuelto en este submundo criminal hasta terminar en la cárcel acusado de asesinato. Un asesinato que Harry Hole sabe que no cometió, pero demostrar la inocencia del joven Oleg se complica mucho más ahora que ya no trabaja en la policía de la ciudad. Harry tendrá que recurrir a sus artimañas de policía viejo, a sus antiguas amistades, que lograrán desmontar, junto al olfato de investigador, ese que nunca lo ha abandonado, el negocio del “violín.”

Claro, antes de todo esto, Harry deberá enfrentarse al sistema corrupto que permite que todo este negocio exista, un entramado que se extiende hasta las altas esferas del poder político, porque ya sabemos que el negocio de la droga no existiría en el mundo sin que los poderosos cuidarán muy bien de los intereses de estos grupos criminales.

Pero la gran virtud de Nesbo es integrar al lector al ritmo de la historia, permitirle conocer las personalidades oscuras de muchos de los protagonistas de la historia, conocer, por ejemplo, la fría determinación de los líderes rusos que dominan el mercado del “violín” del que poco después nos enteraremos quien lo fabrica y como estos grupos han inundado las calles sin que a nadie le interese detenerlos.

Nesbo nos demuestra su maestría para retratar y hablar de los mundos criminales, nos deja entrar poco a poco en esta historia que conforman varios hijos narrativos, que él va tejiendo finamente, hasta desembocar en un final sorpresivo e intenso. Una historia que nos permite entrar al universo oscuro de Harry Hole y leer todas las novelas que conforman la saga de este detective.

Categorías

Libros

Etiquetas