‘La última palabra’ de Hanif Kureishi

Mandatory Credit: Photo by David Hartley/REX (1302900f) Hanif Kureishi The Sunday Times Oxford Literary Festival, at Christ Church college, Oxford, Britain - 03 Apr 2011 Hanif Kureishi has been writing essays for the past 25 years, but this is the first time they have been published in one collection


La Última Palabra

De Hanif Kureishi

Cuando a un joven escritor y profesor inglés le piden escribir la biografía de un afamado escritor hindú avecindado en Inglaterra desde hace muchos años, no tiene idea de la pesadilla en la que terminará convertida su vida. Esa es la historia que podemos encontrar en La última palabra, la más reciente novela del escritor inglés Hanif Kureishi, que nos muestra en ella, con total desparpajo y una gran dosis de cinismo, la peculiar investigación que hará Harry Johnson sobre la extravagante vida del escritor, Mamoon Azam, un monstruo sagrado de las letras contemporáneas, que sin embargo vive una muy mala racha económica, que obligará a su mujer a venderle la idea de un libro biográfico Mamoon a su extravagante editor. Y de ahí, el desastre, el caos.

Harry se verá obligado a vivir durante un tiempo en el lujoso chalet en el campo en el que viven Mamoon y su segunda esposa, la tormentosa Liana, a quien el escritor conoció en una librería de Venecia, pocos años después de perder a su primera mujer, quien habría sido una influencia importante para que el joven Mamoon pudiera desarrollar su poderosa obra en la Inglaterra de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado.

La visita de Harry a la casa del monstruo literario, nos desvelara la vida íntima de Mamoon, una vida que nadie conoce y que se encuentra repleta llena de excesos, de fiestas sexuales, de mentiras, de peleas a muerte con su ex esposa y su ex amante. Harry podrá acceder a ese lado desconocido de la vida de Mamoon a partir de la revisión de los diarios y las cartas del viejo escritor y de entrevistas realizadas con sus conocidos y allegados, como la chica que trabaja en la casa del escritor inglés, con quien Harry iniciará una relación secreta mientras su prometida (una guapa modelo inglesa) se dedica a viajar por medio mundo ocupada con su trabajo. Así Harry entrará a este mundo de doble moral, en donde nada es lo que parece, y logrará conocer más del escritor al que intentará retratar en toda su complejidad.

Antes de dedicarse de lleno a la escritura de grandes novelas que retrataban con fidelidad la complejidad de la sociedad inglesa de mediados del siglo pasado, Mamoon tuvo que reconvertirse en un perfecto gentleman inglés para poder ser aceptado en la capital del antiguo imperio. Le toco conocer el desdén con la que los habitantes trataban a los migrantes asiáticos, que poco a poco llegaban a la capital, atraídos por la posibilidad de encontrar a través del trabajo o del estudio, mejores oportunidades de vida. Algo que el padre de Mamoon, un viejo autoritario y mujeriego, consideraba esencial. Sin embargo el escritor tendría otras ideas, como la de jamás regresar a la India, por ejemplo.

Hanif Kureishi logra retratar en esta novela, de manera brillante, los sinsabores de esa primera oleada migratoria, las presiones que tuvieron que sortear esos migrantes, para convertirse en algo parecido a un ciudadano inglés, verdaderos súbditos de la corona, pero que al mismo tiempo debían seguir siendo hindúes perfectos, respetuoso de sus tradiciones y valores. Esa sería una de las primeras contradicciones y conflictos que el personaje de Mamoon tuviera que sortear, y que le permiten al autor, a través del personaje de Harry ahondar sobre las tensiones raciales que existen en la Inglaterra contemporánea.

Pero la novela de Kureishi se encuentra llena de esas ironías, de esos estudios mordaces que el autor de novelas como “El buda de los suburbios”, “El cuerpo” o “El álbum negro de la intimidad” o de guiones para películas como “Mi hermosa lavandería” o “Sammy”, ha sabido tan bien retratar desde hace tiempo.

Ahora en esta novela, publicada por la editorial Anagrama, nos regala pinceladas de la vida de un escritor consagrado, que como él, tiene ascendencia del subcontinente indio, un personaje brillante y detestable al mismo tiempo, como Mamoon, que parece ser un sobreviviente de otro tiempo, un tiempo en el que en el mundo literario importaba más la obra que la vida del escritor. Algo que ha cambiado radicalmente, como sabe muy bien Harry, el personaje indeciso, frívolo y sumamente egoísta, que se nos presenta como el joven escritor contemporáneo, el aprendiz, que sin embargo sabe que una biografía que vende tiene que ser una colección de anécdotas escabrosas que dejen mal parado al personaje retratado. Nada de obras profundas, nada de estudios biográficos que contextualicen y nos hablen de la obra del escritor retratado, no, lo que se necesita son escándalos sexuales, problemas familiares, detalles escabrosos y oscuros, para que la gente que vaya a comprar el libro se vaya feliz de constatar que todos, incluidos las glorias literarias, somos unos egoístas e hipócritas, que nos encanta la buena vida.

Esta es una de las reflexiones más interesantes que nos puede dejar esta novela del escritor nacido en Londres en 1954 de ascendencia pakistaní: La transformación de la literatura es un elemento más de la sociedad del espectáculo en la que vivimos, la necesidad que tienen los autores de hacerse presentes en los medios de comunicación y convertirse en una especie de divas de la cultura, que saben de todos los problemas y conflictos sociales, que conozcan de todo para estar presentes más allá de los libros, más allá de la literatura misma.

Mamoon sabe que necesita de la biografía que está escribiendo sobre él Harry, ese joven escritor inglés al que detesta en el fondo, por ser tan burgués, tan hipócrita, ese joven escritor que conoce más sobre las reglas del juego mercantil en el que se ha convertido la literatura que sobre el esfuerzo intelectual que implica escribir una buena novela. Mamoon necesita tanto a Harry para sobrevivir y llevar el gran tren de vida de gran lord inglés al que se ha acostumbrado como Harry necesita de Mamoon para hacerse un hueco en el mundo literario contemporáneo, hacerse de un nombre en ese entramado.

Así tenemos que la última palabra a la cual se refiere la novela no la darán no la darán ni el entrevistador ni el entrevistado: La dará el mercado, el público, esos jueces anónimos que dirán sí al final la vida de Mamoon fue tan escandalosa como para leer trescientas páginas sobre él.

La novela de Kureishi nos regala una visión muy divertida sobre la vida de los grandes escritores, sobre el juego mercantil en el que se ha convertido la literatura y el mundo editorial, el libro de Kureishi es una visión desencantada y cínica sobre los motivos que mueven a muchos jóvenes a convertirse en artistas o escritores. Una visión, que al final, nos dice tanto el desastre cultural en el que estamos viviendo.

Categorías

Libros