‘Soledad .piedra’ de Edson Lechuga

zzz157

Soledad .piedra

Edson Lechuga

Editorial Cal y Arena

Soledad .piedra es el libro más reciente del escritor mexicano Edson Lechuga (Pahuatlán, 1970), y fue publicado recientemente por la editorial cal y Arena y reúne cinco cuentos en donde los temas de la frontera, el viaje, la soledad (por supuesto), son retratados por la prosa vigorosa del autor de novelas como Anoche me soñé muerta (Axial, 2015), Gotas de mercurio (Montesinos – Colofón, 2012), Llovizna (Montesinos – Colofón, 2011) o Luz de luciérnagas (Montesinos, 2010), en donde ha experimentado con los ritmos y las formas narrativas, pero sobre todo con el lenguaje, que en la pluma de Lechuga se convierte en un material inflamable, que adquiere matices que sorprenden al lector a partir de concatenaciones que deconstruyen las palabras para construir nuevos conceptos. Un trabajo que por supuesto nos recuerdan más a la poesía que a la narrativa pura y dura, pero que le otorgan a la obra Lechuga de una vitalidad que se convierte en un sello distintivo de la obra del escritor pahuatleco.

De Soledad.piedra escribió el crítico y periodista cultural Sergio González Rodríguez en el prólogo del libro que “A partir de la experiencia del viaje como transformación de la persona-mundo, en estas páginas habitan instantes que se viven corpusculares, simultáneos en su identidad pasado-presente-futuro, reflexivos en torno de un gran impulso vital desprovisto de cualquier patetismo. El impacto de los por siempre distinto y revelador.”

Pasado-presente-futuro se convierten en el libro de Lechuga en piezas desmontables que se confunden, se trastocan, se entrecruzan, para dejarnos ver la realidad de los personajes que pueblan, que habitan, que protagonizan los cuentos de Lechuga. El pasado es un espacio, un territorio que los protagonistas de los cuentos de Solead.piedra dejaron atrás pero que sigue presente, vivo, palpitante. El presente es un espacio habitado por fantasmas, por rostros, por palabras adheridas a la memoria y el futuro por lo tanto es un no lugar, un espacio del que no se tiene la certeza de que exista, porque justo como dice el inicio del cuento de Noche a sur:

“viajar no es solo viajar,

No sólo cambiar de lugar.

no sólo ir de un sitio a otro.

no.

viajar es algo más fundamental, moverse a través del tiempo y del espacio, incidir en leyes de la velocidad y la luz, dejar atrás lo uno y andar hacia lo otro. Pero más aún,

viajar es huir.”

Trasladarse de lo uno hacia lo otro, nos dice con este tono más cercano a la poesía y que sin duda, se alimenta de ella, para dejar que la reflexión también forme parte del paisaje narrativo. Así inicia el viaje, podríamos decir, con una reflexión sobre el hecho de moverse hacia otro lugar, reflexionando sobre lo que se deja atrás cuando se inicia ese periplo.

Los viajes son solitarios, como el que realiza el protagonista del segundo cuento del libro titulado “Atemporal”. Un viajero solitario que sale a caminar por las calles atiborradas de turistas en busca de una banca en la cual pueda sentarse y estar a solas con sus fantasmas, con sus recuerdos, con sus heridas. El viajero se queda solo frente a toda eso que alguna vez fue, a todo eso que lo definió. Y se enfrenta a eso para darse cuenta que la vida se cobra las facturas de maneras dolorosas, y que en ocasiones lo que nos toca hacer es regresar a ese lugar de origen, para recoger parte de nuestro dolor. Regresar para entender que en realidad nunca nos fuimos, aunque nos hubiéramos ido al otro lado del mundo. Regresar puede ser una derrota pero también una forma de terminar de comprendernos.

El viaje y el regreso, forman una dualidad inseparable en la obra de Lechuga: salir, buscar huir, para tener que regresar en algún momento. El viaje fortalece, sin duda, pero también nos puede dejar desnudos ante esos fantasmas que el pasado puede traernos de inmediato con una sola llamada de teléfono a las cuatro de la mañana.

Viajar es cruzar fronteras geográficas, cruzar ciudades, estados, países. Pero también es cruzar territorios personales: sueños, pesadillas, miedos, amores, desamores. Viajar es perderse tratando de encontrar algo que nos reconstruya.

Los cuentos de Lechuga nos llevan a través esa búsqueda personal, a través del duelo, de la huida, a través de la perdida, a través de los desencuentros, a través de esos amores que al final no se produjeron, esos amores que se quedaron en promesas, en fronteras que al final no se lograron cruzar.

Soledad.piedra está construida sobre la base de las idas y las búsquedas, de las perdidas y por las fronteras invisibles que todos tenemos que romper, pero el libro de Lechuga también se encuentra construido a a partir de despedidas, de medias palabras, de silencios y de esos reencuentros que determinan la existencia.

 

Categorías

Libros