Mi amor va para los haters

Estaba viendo una serie de comentarios que me llegaron el otro día en torno a mi último post del top 10 de cosas épicas de la década 2000-2009, y vaya, creo que de menos tengo un super fan que estoy seguro me estará dejando critica muy constructiva a lo largo del año.

La onda de los haters es chida, y fácil, lo único que hay que hacer es soltarse de forma hostil con o sin coherencia sobre alguien más. Cualquier buen líder de opinión o simple persona dedicada a plasmar una opinión que será leída por mucha gente sabe que la humildad no es sentirse menos que los demás, es simplemente pensar menos sobre uno mismo. Hay mucha gente que se le olvida esto y se enoja en dos patadas cuando le contestan feo. Yo, personalmente no me enojo tanto, si tantito, pero más bien prefiero alegrarme de que alguien leyó mi contenido y decidió dejarme una rebanada de pensamientos disponible para agasajarla cuando me sienta menos especial…

El sistema del haterismo nos abarca a todos en un aspecto u otro. A mi en lo personal no me encanta el acto de hatear pero definitivamente me relaja en momentos de completo desacuerdo. Es sobre todo muy satisfactorio cuando posteas algo muy ofensivo y la persona que genero tu enojo te contesta igual de enojada con un comentario tan sordo como el tuyo. Más cabrón aún si te contestan y cachas una falla en su respuesta para poder mandarle otra respuesta que será el doble de hatera, ya que no solo estarás insultando su opinión si no también su respuesta a tu opinión sobre su opinión.

De los lugares predilectos para hatear en el internet de hoy en día, mi favorito es Twitter. Lo escojo como preferencia ya que es la interface más fiel a la condición de tiempo real, y por lo tanto la forma más rápida de que alguien se entere que lo insultaste. A menos de que la intención sea de neta tener un conflicto personal con alguien más, el hater de twitter (y en muchas otras redes) prefiere el anonimato. Las cuentas ficticias dedicadas a tirarle mierda a miembros de la farándula social, ya sean actores, políticos, comentaristas, tu tía, o quien sea, es banda muy fijada de lo que andan haciendo los demás, son expertos en recordar datos y explotarlos a su gusto y beneficio emocional, y aunque mucha gente pueda llamarlos cobardes, ignorantes o simplemente pendejos, hay que recordar que por su persistencia y fidelidad a responder son siempre los fans no.1, los que te generan más trafico a tu información, los que te hacen famoso! Por eso no odien a sus haters, cuídenlos mucho, porque ellos son el contrapeso del ego y ayudan a difundir información a personas que tal vez en lugar de no estar de acuerdo contigo, te van a aplaudir tus estupideces, algo que todos queremos ¿no?

Antes de terminar les dejo unos links a haters de calidad en twitter:

@soyunimbecil

@quesobadotas

@rauldelasco

@haters

@isahater

Mención de honor a @brujo_gargamel por cagadito

Categorías

Blog