Contingencia ambiental y cultura de movilidad

Foto de www.diarioamanecer.com.mx

Foto de www.diarioamanecer.com.mx

Hace algunos días disfrutamos de un cielo claro, despejado y mucho aire limpio gracias a un fenómeno climatológico nada usual en nuestra ciudad. Nos quejamos del frío y las fuertes ráfagas de viento de aquellos días en los que la contaminación en la CDMX desapareció. Pero todo eso se acabó y ahora llevamos tres días de una fortísima capa de smog que ha generado una Contingencia Ambiental que no teníamos en años.

Es fácil y natural culpar al uso excesivo de los automóviles, y claro, son los principales causantes de las emisiones contaminantes (junto con la mayoría del transporte público), pero no deberíamos agenciar nuestro disgusto a este sector exclusivamente. Es responsabilidad de todos evitar que estos fenómenos dañinos nos continúen afectando.

La pregunta clave es: ¿Cuáles serían las medidas adecuadas para prevenir eficazmente que tengamos índices tan altos de contaminación? Por supuesto que no es el ‘Hoy no circula’, ni que el Metro y el Metrobús sean gratuitos, aunque esta medida beneficia económicamente a miles de usuarios al día, tampoco es una solución, pues para muchos la lógica es: No usaré el Metrobús gratuito porque seguro estará atestado, y tiene sentido.

traficc

Parece, dicho lo anterior, que no existe una forma amigable de transportarse en la ciudad sin afectar el medio ambiente y al otro, pero no es así. Si el problema es la contaminación que es muy dañina, ¿por qué no cerrar las escuelas durante la contingencia?, por ejemplo. Las empresas, incluso gubernamentales, podrían escalonar a sus empleados, reduciendo su horario laboral y exponerlos menos a los gases contaminantes.

Debería, y es que quizá sí exista pero en el fondo de una gaveta, un plan de acción frente a crisis como esta por parte de las instituciones correspondientes para evitar que algunas medidas tan absurdas no mejoren nuestra situación.

Cuando pensemos que no es tan difícil generar las medidas adecuadas mejoraremos en mucho nuestra situación, porque seamos honestos, no sólo los carros y el transporte emiten gases contaminantes, también lo hacemos todos con nuestros desechos diarios, que en esta ciudad generamos por toneladas a diario. Tampoco podemos culpar a ciertos fenómenos climatológicos que ayudan a la concentración altos niveles de CO2 gracias a nuestras acciones. Pronto quizá evitemos convertirnos en los seres tóxicos de la CDMX.  

Categorías

Movilidad