Para una ciudad inteligente, empecemos por conectar las intersecciones viales

Quizás convertir una metrópolis en una ciudad inteligente requiera de presupuestos inimaginables y de mucho tiempo, sin embargo se puede empezar por las intersecciones, y con esto nos referimos específicamente a los semáforos. Una óptima coordinación y comunicación entre semáforos podría resolver problemas como el tráfico, que no le causan bien a nadie. Esto representa un mejoramiento sí en eficiencia, pero también podría causar cambios significativos en la seguridad, pues las intersecciones son los lugares más comunes donde alguien podría sufrir algún tipo de asalto.

Es necesario realizar planes que le funcionarán a la ciudad a un largo plazo, proyectando qué tanto crecerán ciertas zonas en un tiempo determinado. ¿Qué tienen que ver las luces del tráfico con el flujo? En vez de estar tomando tiempos cada tres años, los ingenieros viales podrían monitorear el flujo de tráfico en tiempo real, y cambiar los tiempos y señalamientos según se ocupe en tiempo real. Se lee como un caos, por lo que sería necesario contar con buenos ingenieros, tal como se necesita un buen personal en los puertos de control de un aeropuerto. Esto podría ayudar también, en caso de cualquier emergencia o accidente, proporcionando prioridades y cambiando las señales para un óptimo manejo de la situación.

Mucho se habla de las ciudades inteligentes y sustentables, estamos a un paso de que todo esté interconectado, nuestros coches son inteligentes, nuestros celulares, incluso nuestras casas, ¿Por qué no interconectar las intersecciones para que exista una red vial que pueda ser monitoreada en tiempo real? Sería un gran paso para lograr que cada ciudadano se libere un poco del estrés que a todos nos causa cotidianamiente el tráfico vehicular.

 

Categorías

Movilidad

Etiquetas