Un lugar para enterrar el ruido de A Place To Bury Strangers

a-place-to-bury-strangers11

A Place To Bury Strangers (APTBS) se distinguen por llevar a su audiencia a nuevos niveles de trascendencia mediante olas de sonido que se desplazan en altos decibelios y proveen una intensidad en el escenario que pocas bandas de rock alcanzan. Pero para APTBS, más que una artimaña sonora, el alto volúmen representa un contexto y espacio que sirve para meditar, para sentir, para pensar la instancia de uno y lograr un estado de ánimo de consciencia en donde todo puede suceder.  Lo que ofrece APTBS es esa peligrosidad que ahora está ausente en muchos grupos de rock, esa capa múltiple de entendimiento que realmente permite un significado profundo más allá de la pose, el consumo y las tendencias.

Hay pocas oportunidades de ser parte de esa vorágine sonora que siempre está a punto de salirse de control. Si bien bandas como Spacemen 3, Suicide, Liars o Crystal Stilts representan ese hito histórico entre revolución sónica y tradición experimental dentro del rock, entonces APTBS son parte de ese hilo conductor a ese advenimiento personal mediante un marasmo de ruido que atrapa con su cálida violencia.

Recién recuperados del arrebato celestial que ocasionaron en el pasado Festival Nrmal, APTBS regresan de nuevo a nuestro país con dos citas, a Ciudad de México y Guadalajara como parte del Festival INDICA el 6 y 7 de mayo.

Por tal motivo entrevistamos Oliver Ackermann, vocalista y guitarrista de APTBS.

¿Te sorprende tener fans en México?

Totalmente, de hecho siempre nos sorprende tener fans en algún lugar del mundo. Estoy sorprendido más bien que a la gente le guste nuestra música.

¿Pero por qué dices eso?

Digo, tocamos esta música dañada bien fuerte y que alguien de un pequeño poblado en Virginia, donde yo crecí, que esté interesado en tu música, siempre me vuela la mente eso. Ser considerado un artista serio, eso está muy loco.

¿Y cómo es que terminaste siendo ese músico serio?

Fue cuando era joven y mi hermano me introdujo a la música punk, que era algo tan simple y tan crudo, que era algo que tenía que ver con la música, como vomitar encima de tu guitarra, eso fue una gran inspiración. Había un amplificador en casa que nadie usaba, una guitarra eléctrica que mi hermano no usaba. Entonces cuando no había nadie en casa, le trepaba a todo el volumen y eso fue algo celestial para mi.

¿Fue algo intuitivo para ti?

Algo, si, una locura incontrolable y tú estás en control de ello, rasgas las cuerdas y cambia la situación, como un embrujo.

Supongo que debe ser como una adicción, este gran sonido que te envuelve, que se siente.  ¿Es esto algo en lo que piensas, esta relación física tuya con el sonido a alto volumen?

Totalmente, a mi me encanta sentir la música físicamente, al menos para el tipo de música que queremos hacer. El poder trascender hacia otro lugar. Entonces lo que hacemos es darte un trancazo en la cabeza, sacarte de tu acontecer diario y llevarte a algún lugar de ensueño. Eso es algo que hacemos mientras tocamos en vivo y en lo que aspiramos hacer. También me gusta escuchar la música de fondo, música diferente para hacer diferentes cosas, pero con A Place To Bury Strangers queremos ser un jet disparado al cielo.

Como audiencia uno recibe esos impactos, eso que tú haces en el escenario y entiendo y vivo la experiencia que estás logrando para mi. Pero me gustaría saber que se siente hacer eso allá arriba, como cambia la experiencia desde tu perspectiva.

Se siente muy bien, digo tocamos muy fuerte, entonces de alguna manera estás también ahí con el público, incluso tratamos de bajar hacia la audiencia lo mayor posible para sentir esa vibra y estar juntos en el todo. Lo que si es que se siente muy bien hacerlo, por que a otra gente parece que le da miedo hacerlo. Entonces uno es el que cruza ese puente para la otra gente. Nadie sería lo suficientemente tonto para aventar grandes cantidades humo dentro de un club y cegar a la gente con luces estroboscópicas, pero nosotros somos como SI, lo que sea, a la chingada. Es muy emocionante.

Si exacto, alguien tiene que hacerlo, sobre todo por que la música ha perdido su peligrosidad, está atorada en el aburrimiento.

Si, por que justo es lo que a mi me inspiró cuando era más joven. Ir a esos shows y sentir que era algo peligroso, fuera de control, algo completamente lleno de locura y esa es la verdadera razón para hacer este tipo de cosas, el poder crear este tipo de experiencia para la gente. Si, todo esto que las bandas hacen para tratar de ser la siguiente gran banda del mundo, es como ¿para qué sirve eso?, es todo como vaporoso, sin propósito para existir. Si nosotros podemos continuar con nuestro camino, lo que hacemos, pienso que es importante que exista y que le gente lo tenga.

Entonces estás satisfecho con lo logrado hasta hoy.

Si, totalmente, las cosas han sido realmente buenas y constantemente creamos ese tipo de momentos para la gente, digo no es para todos, no hacemos música para todo el mundo, tocamos música para verdaderos vagabundos de la sociedad. Para esa gente, muchos me dicen que esta música les ha salvado la vida o que les ha ayudado de alguna forma.

¿Y en ti, que logrado ese estado de trascendencia que buscas con tu música?

Muchos conciertos, muchos libros que he leído, incluso algunas presentaciones de arte … recuerdo que Lightning Bolt, The Ramones, Sonic Youth, esos shows estuvieron increíbles, libros como Woman On The Edge Of Time de Marge Piercy las películas de David Lynch, incluso el contemplar algo hermoso, como observar el cielo, las estrellas y que tan pequeña es la tierra. El estar vivo. Si puedes proyectar algo que sientes que es natural y asombroso, siento que debes hacerlo.

Ackerman-nrmal2016
(Oliver Ackerman en el Festival Nrmal 2016, foto por Daniel Patlán).

Categorías

Música