Bjork entrevista a Bjork

A la par con el lanzamiento de su nuevo disco de ‘Tinder‘ Utopia, como Bjork lo describe, la artista se tomó un momento para reflexionar sobre su pasado, sus sueños y el futuro a través de la publicación de una conversación con ella misma. Aquí la tradujimos.

Buenos días

Ando somnolienta pero feliz, acabo de enviar los últimos archivos para masterizar, mi álbum ya está listo y me acaban de pedir que me cuestione. ¿Qué me gustaría preguntarme a mi misma? Es capcioso. Creo que tengo un punto débil por algunas de esas preguntas cliché como ¿qué le diría a mi yo adolescente?, ¿qué pasaría si pudiera entrevistar a un yo del futuro?

Ok

Visualizo un lugar en la naturaleza, con toda la ambientación posible para hacer música y sentir el amor en el aire, ¿pasará eso para mi? Creo tener más o menos eso con mi cabaña en Islandia, pero me cuestiono sobre un lugar donde pueda estar tiempo completo, lo he deseado por mucho tiempo.

También probablemente me preguntaría sobre la salud y felicidad de las personas que amo, si hay algo en lo que pudiera ayudar, pero principalmente me gustaría saber si mantendré mi valentía ante la creación musical.

Antes de quedarme dormida ayer, traté de pensar en algunas preguntas de revista, pero no me sentía tan inspirada, tal vez sólo debería contestarlas, ¿quizás es solo un calentamiento para romper el hielo después? Como cualquier rutina, como ese puente o túnel, que me recuerda al puente en el Teatro Noh y la caminata lenta de los actores en los vestidores en un escenario lleno de audiencia. Creo que es más importante y más épico que el mismo show.

Bueno, realizaré la primera pregunta, aquí vamos:

¿Cuál es tu relación con las flautas?

Bueno, yo quise aprender a tocar el oboe desde que estaba pequeña y mi mamá no podía comprar uno, entonces aprendí a tocar la flauta y aunque tuve este sentimiento extraño e inmaduro de que era mi segunda opción, la estudié desde los 6 a los 8 años. Mi principal interés en la escuela de música siempre fue la teoría que creo era algo inusual y algo nerd para una niña como yo. Todos se encontraban enfocándose más en su instrumento. Recuerdo poner resistencia como a los 10 u 11 años, negándome a tocar música de alemanes viejos que ya estaban muertos, no sentía relación alguna con ellos siendo que yo era una niña de Islandia a finales del siglo XX, no teníamos nada en común. Tuve un profesor joven de flauta que me enseñó toda esta nueva música y era hermosa, algo folklórica y transmitía una conexión con la naturaleza, tenía también un toque atonal y avant-garde. Te transportaba hacia atrás y hacia adelante entre melodías folk antiguas y un efecto de sonido abstracto. ¿Cómo no quererla? Luego empecé a tocar en bandas punk y tocaba la flauta en algunas de estas, por ejemplo ‘Anna‘ con Kukl y ‘Glóra‘ creo que están en YouTube. Tocar la flauta también entrenó mis pulmones bien, me proporcionó una buena respiración, una buena introducción para comenzar a cantar, lo cual era también como una segunda opción (wtf) porque yo tenía el deseo de ser baterista, tenía una voz ingenua y torpe pero tenía los pulmones perfectos, me convencí de ello. Fue algo loco que para mi nuevo álbum, regresara después de tantos años a observar esta parte quizás no tan cool de mi infancia, las flautas fueron siempre un poco pasajeras. Siento también que hacer Vulnicura fue un proceso de dejarme ir y adentrarme a lo más oscuro de mi ser a través de la pérdida y el dolor, y ahora de repente, todos los sonidos esponjosos y alumbrantes me han atraído.

¿Por qué trabajas con Alejandro Ghersi?

Al final de Vulnicura sentí una conexión musical profunda con él, me sentí culpable de arrastrarlo a un proceso tan dramático y difícil, al final obtuvimos brillo. Él se ha comprometido con mi misión con tanta elegancia y dignidad, quise encontrar un punto de vista donde pudiéramos tener una colaboración ideal y utópica sin tener que cargar con mi corazón roto, y en esta búsqueda encontramos un sentido y un propósito más profundos que aún es un misterio, que aún no entendemos por completo. Es como cuando dos músicos que por independiente pueden realizar proyectos increíbles se juntan, quisimos bajar nuestras defensas y dejar nuestros egos atrás, las jerarquías, todo, y viajar al abandono puro donde nadie es una víctima. Ghersi no es una persona oprimida para adaptar mis canciones, como en Vulnicura, puedo combinarme con un productor hombre y no estar paranoica de solo ser el estereotipo e involucrarme sólo en los vocales y así. Como aceptar toda esa debilidad y convertirla en fortaleza. Nos las arreglamos para ver cada uno por el otro, juntos nos hicimos más valientes. Tal vez estuvo raro también por el timing, pues con Vulnicura hablé mucho sobre el poco crédito que le dan a las mujeres como productoras. Estuvo bien tener el valor para colaborar y mantener nuestra dignidad como músicos. Como todas las batallas de justicia, los derechos de los afroamericanos no tratan de aislarlos si no que puedan combinarse como sociedad sin hacer la distinción, lo mismo con las mujeres. No estoy segura de cuanto sirva aislarse. Creo que es importante que todos seamos más conscientes de qué trata el sexismo, debemos aceptar las colaboraciones.

¿Tu sueño utópico se volvió realidad?

He logrado alcanzar la levedad y la libertad en cuanto a la realización musical, pero creo que la idea del álbum nunca forjar fanáticamente una idea de perfección, si no especular sobre cuáles son nuestras fantasías y compararlas con la realidad, y como una se ayuda de la otra. Tener el coraje de ir por la primera opción y defenderla. Ahorita que está Trump es necesario tener un plan, un manifesto, una alternativa. Es una cuestión de vida o muerte para nuestra especie, como músico siento que el ángulo es encontrar una poesía musical que después de la tragedia invente un nuevo mundo, coserlo e inventarlo. No va a llegar porque lo mereces, no funciona así. Tienes que imaginar algo que no existe y escavar hacia el futuro, exigir el espacio. Es un amorío territorial de esperanza. Hoy en día, esa búsqueda es utópica, pero en el futuro podrá ser realidad.

Tengo que decir que hasta este punto ayer estaba muy somnolienta, y sentía que era imposible preguntarme cosas, sentí que era demasiado narcisista e inmeditamente sentí una fiebre en mi propio cerebro, entonces imaginé realizar preguntas aleatorias hacia personas que me gustan, como si estas estuvieran hipnotizadas y solo podría hacerles una cuestión. Anoté esas preguntas y cuando desperté, ya las había olvidado, y me las pregunté como si nunca las hubiera escuchado antes.

Aquí vienen

¿Disfrutas de la presión y el trabajo duro?

Un poco de los dos, creo que como creaturas de la naturaleza estamos diseñados a cazar y recolectar, apenas sobreviviendo y es una declaración en pro de la vida para realizar cosas. Pero también tengo sentimientos fuertes hacia no trabajar mucho, encuentro el workaholism nada fértil. Por ejemplo, en mi trabajo con las escuelas escandinavas con Biophilia es muy aparente que días cortos de escuela y un buen de tiempo libre inspira a la imaginación, y no sólo hace a los niños más felices, si no que también los orilla a hacer cosas más originales al final. He visto cómo trabajar hasta media noche en las ciudades grandes es destructivo para las familias, y en realidad no están saliendo nuevas ideas, solo repitiendo cosas viejas como en un loop.

¿Te das espacio para pensar abstractamente?

Probablemente debería de darme más ese espacio, pero tengo que decir que a veces en el calor de resolver acertijos, como cuando estaba terminando de mezclar mi álbum por ejemplo, tuve los momentos más abstractos y fluidos… Aunque a veces, especialmente en el proceso de escritura tengo que dejarme ir, liberarme para encontrar ese lugar fértil y no repetirme. Así que en resumen, la pregunta sería: ¿algo es abstracto cuándo y dónde?, ¿puedo planearlo?

¿Cómo evitas la rutina, cómo evitas cristalizar tus días en forma de un estancamiento firme?

ja ja ja ja, es un acertijo interminable y cíclico. Pero sí llego a comprenderlo como la mitad de mi tiempo, a veces en consideración con el otro tienes que adaptarte a ser un poco más rígido con los horarios, aunque intento no planear muy hacia el futuro o me pongo claustrofóbica. Como músico he tenido mucho espacio para improvisar, si no nunca podría escribir nada.

¿Cuál es tu ritual favorito?

Creo que las mañanas son mis momentos más preciados, pueden ser las más mágicas o las más difíciles si las entiendes mal. Es importante mantenerse fluido pero gentilmente abierto a los cambios o personas diferentes e incluir a todos. Las tardes son más fáciles porque ya traes todos los ingredientes del día y es más fácil adivinar qué sucederá o qué falta.

¿Qué tan importante es lo sexual para ti?

Extremadamente, es lo que te maneja, creo que obviamente no es literalmente sólo el sexo, pero es vital incluirlo en la coreografía de todo lo que hacemos.

¿Cómo encender el combustible y sintonizar con la vida?

Escúchate a ti mismo, deja que se escuche el espacio, has lo que más te motive.

¿Puedes combinar el sexo con amor?

Absolutamente.

¿Con quién te gustaría juntarte más?

Con mis amigos, he estado en el estudio demasiado tiempo.

¿Cuando te sientes más libre?

Cuando hago música, cuando estoy con mis amigos y familia, cuando camino en la naturaleza.

¿Confías en el camino en el que la vida te está llevando?

Hace tres años podría decir que no, por primera vez la sentía como un error, pero ahora ya no, ya comprendo mejor.

¿Qué tantos riesgos te gusta tomar?

Probablemente soy más conservadora de lo que la gente piensa, todavía vivo cerca de dónde nací, sigo rodeada de la naturaleza, mis amigos, mi familia, mucho en mi vida incluye la música de alguna forma u otra. Tal vez si tomo muchos saltos al aire en cuanto a la forma en la que escribo mis canciones, mis arreglos y cómo canto. No digo que siempre soy exitosa, pero siempre lo intento.

¿Tienes miedo de que nadie te escuche?

No más que otros, pero mi debilidad es definitivamente la claustrofobia y el ruido de las grandes ciudades y el peso de lo concreto a veces se siente sofocante. Pero sobre todo me siendo bendecida, hago música y la gente todavía la escucha, estoy rodeada de amigos increíbes con los que hablo todo el tiempo sobre cualquier cosa.

¿Crees en el amor?

Sí.

¿Qué esencia te gustaría dejar cuando ya te hayas ido?

Lo que más disfruto con los músicos cuando grabamos son los respiros, la tos, o cuando escribo letras el sentido que tengo de ellos y la realidad erótica combinándose o no, esa coordinación suave y verdadera cuando algo se da sin esfuerzos y en el misterio. Cuando se logra capturar si alguien pudo lidiar o no con algo, ¿creo que podría llamarse la condición humana? Aunque suene como de superación personal.

¿Te gustan las personas que puedes controlar?

Definitivamente no. Yo me manejo en equidades, amo el sentimiento de encontrar un balance entre dos personas que son muy diferentes, surfear entre personalidades y que todo florezca de la mejor manera.

¿Qué tan vulnerable te sientes ante dejar ir y permanecer vibrante?

ja ja ja, ya estaba muy somnolienta a este punto, ja ja ja, es un acto de constante balance, permanecer lo suficientemente abierta para no implosionar. Sí, mantener un esqueleto pero dejar abierto el pecho.

El reto de toda una vida…