Entrevista: All My Friends Music Festival

Captura de pantalla 2013-10-10 a la(s) 15.46.22

El próximo mes la cita es en Tijuana, celebrando un festival que se ha vuelto referencia dentro de la escena nacional: All My Friends Music Festival. Este año es la cuarta edición de lo que empezará como una tocada en una casa abandonada. Por suerte, su fundador continuó con esta idea año tras año y ahora nos ofrece un cartel con proyectos como Ases Falsos, Maria Minerva, ACXDC, Lao, Rancho Shampoo, White Ninja y más talento nacional. A un mes del All My Friends platicamos con uno de sus fundadores, Argenis García, quien nos platicó sobre como fue empezar este proyecto y lo que es promover la música desde Tijuana.

Noiselab: ¿Cómo nace All My Friends Music Festival?
Argenis García: Se puede decir que tuvo una forma bastante orgánica. Nace en una fiesta, en una casa abandonada a la que asistieron unas 800 personas. Había un escenario en una sala, en la cocina, un escenario en un cuarto y tocaron puros actos locales. Ya cuando se había ido toda la gente, los amigos más cercanos que se quedaron me dijeron sobre hacerlo cada año. Entonces, al año siguiente como por marzo, los mismos amigos me estaban preguntando por los headliners. Yo sólo pensaba: si ni siquiera era un festival, cómo iba a tener headliners. Entonces Martha Preciado me escribió y comentó que quería colaborar con el proyecto, ella ya hizo que el proyecto se volviera más grande. Así, el segundo año invitamos a bandas de fuera, a Bam Bam, a Juan Cirerol  y tocaron como 28 bandas de Tijuana. Martha además de los bookings se encargó de la prensa en esta segunda edición y fueron muchos medios. Para el tercer año ya tuvimos actos anglosajones, de Sudamérica y para este año lo vamos ha hacer en una Casa de la Cultura, ya está más definido como festival.

N: ¿Qué sedes han tenido en estás cuatro ediciones, siempre es una diferente?
AG: Este es el primer año que vamos a repetir. El segundo fue en una mansión, tipo scarface, que tenía alberca, cancha de tenis, bodega, todas las partes las usamos de escenario. Este año y el pasado lo hicimos en la Casa de La Cultura, uno de los edificios más viejos de Tijuana. Es de 1930, una réplica de una universidad. El presidente de ese momento fue a la universidad de Arizona, compró los planos del edificio de la universidad y la replicó. Es un edificio con historias, cuando fue la segunda guerra mundial fue un centro de espionaje, después fue preparatoria pública, después universidad y ahora es un Centro Cultural.

N: ¿Cómo ha sido trabajar de la mano del gobierno con este tipo de proyectos?
AG: Digamos que hay un instituto municipal de la cultura y regula todos los eventos formales de arte. Ellos cuentan con diferentes lugares y uno de ellos es la Casa de la Cultura. La administración de la Casa es excelente, las personas tiene una mentalidad similar a la que nosotros tenemos, no creen que la cultura es simplemente la sinfónica o la ópera o cualquier expresión ortodoxa del arte. han hecho cosas por atraer más público joven; hacen como festivales de arte urbano y son muy flexibles con las cosas que te permiten hacer ahí. Para el lanzamiento del festival presentamos en el teatro el documental de San Pedro el Cortez.

N: ¿Has visto alguna variación en la asistencia con el apoyo del gobierno?
AG: Hasta cierto punto, en realidad Tijuana crece muy rápido. Digamos que en los noventas hacían un evento y había 100 personas que estaban sumamente interesadas y esos cien atraían a unos trescientos. El público estaba muy cercano, las personas estaban muy interesadas, entonces el hype se corría rápidamente. Pero ahora puede que haya 700 personas interesadas, pero en realidad la masa crítica está del otro lado de la ciudad donde no le importa o no le va a llegar la información.

N: Entonces ¿cómo se acercan a esos públicos?
AG: Estamos teniendo acercamientos con street-teams, irnos hacia el este de la ciudad donde está creciendo Tijuana. La Casa de la Cultura nos pidió un donativo para un sistema de audio que se va a instalar en la Casa de Cultura el Pípila, que está alejada del área más vista, luego, vamos a llevar música y hacer eventos ahí. La casa está ubicada en una de las zonas menos favorecidas de la ciudad y queremos llevar esta música y sus actos.

N: All My Friends se está convirtiendo en un festival referente de Tijuana.
AG: Yo creo que es importante mencionar y sin criticar, este festival se hizo al revés a cómo se hacen los festivales. Estamos acostumbrados a que una marca dice ‘quiero hacer un festival, te damos este dinero’ y contratas a una productora y ya. Con All My Friends pasó al revés, aquí es ‘Hey, tenemos un festival’. Eso le ha gustado mucho a la gente, se sienten identificados. El año pasado que tuvimos oportunidad de traer a bandas del DF, de Monterrey, a la gente le ha gustado eso.

N: En el 2010 eventos como el MtyMx/Nrmal generaron una especie de efecto mariposa con varios promotores independientes, como los que iniciaron el Festival Antes, Negative Youth, Wird, etc…. ¿Tú también sufriste de esta fiebre para comenzar All My Friends?
AG: Me acuerdo del festival MtyMx por que iba a tocar una de mis bandas favoritas que son Los Planetas, pero nunca fue hacer algo como eso, sólo fue el quiero ir a ver. En realidad lo que motivó al festival All My Friends no fue tanto la idea de un festival, si no la idea de que en Tijuana han pasado varias generaciones de músicos, a mi no me han tocado muchos, pero las que me han tocado son como ‘estas bandas tienen mucho talento, están haciendo música bien importante a la par de músicos internacionales’ pero nunca logran compenetrar realmente al público mexicano. Eso ya me había pasado antes con la generación 2004-2005.

La primera edición tiene que ver más con haber visto un show en vivo de San Pedro el Cortez, en un cuartito mientras tronaban cohetes dentro del mismo lugar. La banda parecía que estaban tocando para 3 mil personas. Me impactó y después de ahí yo y un amigo, que es productor de cine de Tijuana me pasó un video de Juan Cirerol. Entonces hice una tocada con él y San Pedro el Cortez, aunque no fue nadie obviamente. Afortunadamente ahora ya Juan Cirerol hace sold out en Tijuana. Me dije, yo sé que están todas estás bandas, hay más aún y que vuelva a pasar lo mismo que siempre pasa, pues no. Creo que sí ha servido un poco, a lo mejor falta mucho, pero al menos que estos nombres estén rotando en la conciencia de la gente, ya que ellos decidan si les gusta o no, pero ya hay más exposición.

N: Con tres festivales realizados ¿Cuáles han sido los pequeños o grandes inconvenientes con los qué te has encontrado?
AG: Obviamente presentar actos que no son tan conocidos, en realidad, cuesta mucho trabajo traer a marcas, instituciones, eso ha sido lo más difícil. Otra ha sido convencer al publico, es casi el mismo problema. En Tijuana se esta dando el resurgimiento de un nacionalismo en el que se consume mucho de lo que se hace localmente, como cerveza local, comida local, etc. Existe esta preocupación de nuestra ciudad, por lo local. Siento que está pasando lo mismo en la música pero más lento, hay un bombardeo constante de muchas cosas que están sucediendo. Sean buenos o malos existe esta parte inmensa de música que puedes escuchar.

La gente está muy acostumbrada a ir a shows en San Diego que por 5 o 10 dólares tiene una producción espectacular o por lo menos que no se compara con ningún lado de Tijuana. Prefieren pagar el viaje a San Diego y ver un show increíble en un bar como el Soda Bar. Hay mucha competencia, pero en cuanto a la falta de producción. Además tampoco hay tantos medios, eso también ha sido muy difícil, convencer a los medios locales.

Lo efímero termina con chocar con un espacio -que es también- demasiado momentáneo y la gente no logra llegar a la curva. También está el booking, por la misma situación geográfica; si una banda viene a México y viene un festival que está patrocinado por estas grandes marcas, les ofrecen unos fees estratosféricos. Pero cuando tocan en San Diego, tocan hasta por el 10% de ese fee que les dieron en México, por el sólo hecho de cruzar la frontera. Afortunadamente hemos logrado concientizar a mucha gente del otro lado de la frontera, de San Diego, de Los Angeles, como Goldenvoice. Ha habido este convencimiento y por lo menos como parte del festival, el 15 de noviembre va a haber este show de Goldenvoice en Tijuana. Dentro de todas las cosas que ha podido hacer, esto es de las más importantes: que la empresa más importante de California haga un show en Tijuana, como un showcase. La idea es generar shows de calidad, cada semana o mes.

N: Al principio era convocar al talento local, ahora que ya tienen un cartel internacional ¿Cómo seleccionan al talento que presentan en cada edición?
AG: Nos juntamos tres personas, Pablo Dodero, Marty y yo. Entre los tres ponemos nombres en la mesa: los que son factibles y cosas que nos han recomendado. Los escuchamos y se define un cartel. Casi siempre nos hemos guiado por lo que el lugar nos permite. Por ejemplo, el teatro te permite que puedas escuchar música más contemplativa que empieza con proyectos como shoegaze, pop y se va convirtiendo en algo más experimental; dos escenarios afuera, uno es más para electrónica y otro donde estarán proyectos de hardcore a garage. Hay otra parte un poco más técnica para seleccionar a las bandas, aquellas que ya tienen un disco, que ya han tocado algunas veces, que ya cuentan con una experiencia. La selección tiene que ver con una parte práctica para ver como juntamos a los talentos y la otra parte técnica de cada proyecto.

N: ¿Alguna anécdota curiosa del festival?
AG: En la primera fiesta, hubo una banda de covers como Pulp, The Strokes, y cosas así. Era como un chiste. Esa banda tocó una canción de Alex Anwandter y todo el mundo se volvió loco. Al año siguiente, Alex me escribe de que quería ir a tocar a Tijuana, entonces fue como cerrar un ciclo de querer-hacer.
En realidad todo ha sido muy inmediato, como si los sueños se cumplieran. Es como cuando me pasaron el video de Juan Cirerol y a los tres meses ya estaba tocando en el festival; ahora con Ases Falsos es igual, quienes tienen el disco que es considerado el mejor del año pasado. Lo más importante para mi es poder aterrizar cosas que en tres años se veían bien lejanas. Como pasó todo, de una tocada casera a ser un festival en el que ya vienen el grupo que produjo el mejor disco de iberoamérica del año pasado. Ya es algo real, ya es algo factible. Sólo falta que la gente se anime a conocer Tijuana, realmente es un pretexto para ir a visitar. Afortunadamente está muy tranquila, está reviviendo como por enésima vez, está resurgiendo como ciudad, la ciudadanía, ha sido un esfuerzo civil. De los jóvenes de la gente comerciante, de la clase trabajadora, se nota que es algo bien natural, como una conciencia social de ‘vamos a recuperar nuestra ciudad’. En vez de acostumbrarse, en vez de esperar que la persona de Estados Unidos venga a dejar su dólar, se está generando un turismo nuevo que es más cultural, está reforzando una identidad de la ciudad. Es más a largo plazo, la persona que va y disfruta de la comida o va a un show, genera una experiencia a largo plazo a diferencia de una persona que sólo va a la fiesta a emborracharse. Eso ha sido importante, no sólo nosotros como festival, es un momento muy importante para visitar la ciudad, además de que Tijuana tiene como muchos brazos; estás ahí y a una hora está Ensenada, a quince San Diego, la ruta del vino, etc.
Vamos a anunciar los showcases que empiezan el miércoles y se acaban el domingo. Hay diferentes fiestas que iremos anunciando además el lunes no se trabajará. La idea es de que vayan a conocer la ciudad ademas de ir a los eventos que tendremos como parte del festival.

N: ¿Quién se encargo del arte del Festival?
AG: La idea del festival desde un principio es que cada año sea diferente, el del año pasado lo hizo Mou de Bam Bam y este año lo hizo Luiso Ponce de una banda de Guatemala llamada Volver. Hicimos un concurso como interno con varios artistas y Luis fue el que más se apegó a lo que estábamos buscando. Yo siempre había querido que el festival representara esta convivencia de géneros y personas, y creo que lo logró.

N: Para terminar ¿Algunas recomendaciones musicales?
AG: Yo promocionaría mucho un casette label que se llama Prima Crush tienen cinco lanzamientos, los primeros fueron Ibi Ego, Dani Shivers y María y José. de verdad ordenen los casettes, los fundadores son diseñadores y su trabajo es sumamente estético.
Recomendaría una estación de radio que pueden escuchar por internet, KXLU 88.9 FM es una estación de radio de una universidad. Mark Nieto los martes de 5:00 a 8:00pm, tiene muchas cosas buenas, oscuras. También cuando vayan a Tijuana visiten la Ciruela Eléctrica, una tienda de discos.

Chequen el cartel completo del All My Friends Music Festival y visiten Tijuana para una buena dosis de música nacional.