Morrissey siendo Morrissey

morrissey-lb

Morrissey está de vuelta en los escenarios, el lunes comenzó gira por Europa para promocionar su nuevo disco, World peace is none of your business, con un concierto en Lisboa. La siguiente parada: España, donde tiene programados dos shows, el primero el día de mañana en Madrid, y la noche del viernes se presentará en Barcelona.  Este año ha sido productivo para el ex-integrante de The Smiths, a quien Penguin Classics hace poco le publicó su autobiografía y se encuentra trabajando con toda calma, en una novela.

Quizá con ánimos de publicidad, que no ha tenido pues lo despidieron de Harvest, su última casa discográfica, aceptó dar una entrevista antes de comenzar uno de sus ensayos, como es habitual, sus declaraciones causaron revuelo.

En dicha entrevista nos damos cuenta de que con 55 años, a Morrissey le siguen obsesionando los mismos temas, esos que ponen a mucha gente de su lado pero a tanta más en su contra. Sus radicales opiniones sobre la humanidad y la porquería que produce, su desprecio por las actividades que gozan del sufrimiento animal o la explotación del hombre y sus ideales, llevada a cabo por grandes empresas, son los motivos, que declaró, lo han hecho refugiarse cada vez más en su casa y alejarse de la vida social.

Para Morrissey parece no existir prisa alguna en esta etapa de su vida, ni por vender o terminar de escribir su novela, que es por ahora su refugio y la única manera que tiene de conectarse con el mundo, pues no encuentra ya en la raza humana vestigios de empatía. Al contrario, cuando sale a la calle pareciera que todos le cuestionan sobre las decisiones que ha tomado a lo largo de estos años.

Otro de los temas que abordó en la entrevista fue su desacuerdo con la doble moral de la BBC en torno al Referéndum en Escocia, pues cree que hicieron todo lo posible para que la gente votara en contra, mientras que en otros temas se han mostrado en favor de la democracia, pero sólo en lo que tiene que ver con otros países, argumenta. Y recuerda que impidieron que su canción Ding-dong the witch is dead, que celebraba la muerte de Margaret Thatcher, sonara en la radio.

Hacia el final de la entrevista le cuestionan sobre su salud, el por qué de la cancelación de un concierto tras otro, mismas que se relacionan con hospitalizaciones a las que ha tenido que recurrir. Por primera vez respondió de manera franca y directa: —Me han raspado tejidos cancerosos en cuatro ocasiones ya, pero qué más da. Si me muero, pues me muero. Y si no, pues no. Ahora mismo me siento bien. Soy consciente de que en las últimas fotos que me han hecho salgo desmejorado, pero es lo que tienen las enfermedades. No me voy a preocupar por eso, ya descansaré cuando esté muerto—.

Mucho se había especulado alrededor de esas ausencias, quienes lo seguimos de cerca llegamos a sospecharlo, esperemos que el pronóstico sea bueno y que tengamos mucho más de él a través de los años. Buenos deseos y el mejor camino para Morrissey en esta difícil lucha contra el cáncer.

Morr

M

Categorías

Highlights, Música

Etiquetas

Publicado por
Twitter
Avatr*

Ver más