Cigarettes After Sex: una experiencia en blancos y negros

La cita fue el sábado pasado en las instalaciones de Frontón México, afuera del establecimiento destacaban entre los murmullos de la gente comentarios como ‘no sabía que Cigarettes After Sex jalaba a tanta gente’ o ‘que bueno que alcanzamos boleto’. Muchos de los que llegaban al lugar no lograban distinguir dónde es que empezaba la fila, pues era una que le daba literalmente una vuelta de 360º al edificio, hecho que demostraba que dicho evento sería un lleno total.

¿Qué tiene este grupo que causa un efecto tan atrayente en nosotros? Llegamos a la conclusión de que Cigarettes After Sex nos demuestra que menos es más. El conjunto de cuatro es el claro ejemplo de que no se necesitan intricadas melodías y complejas líneas instrumentales para transmitir de la forma más óptima el sentimiento nostálgico que los caracteriza. Las letras que se adaptan mucho a la narrativa romántica contemporánea y la hipnotizante voz de Greg Gonzalez son lo que le dan a CAS su carácter único.

Desde sus inicios, Cigarettes After Sex es un grupo que emana cierto misterio difícil de poner en palabras, incluso sin saber por qué el nombre del grupo nos da la sensación de que embona perfecto con la atmósfera que genera. Un grupo que por su simpleza ha logrado no perder la cohesión entre palabra, sonido e imagen. Visualmente mantienen un discurso contemplativo siempre manifestado en blancos y negros, concepto que empata con su música de ritmos lentos y alargados.

Dicha cohesión fue la que todos experimentamos en su concierto, en el cual tuvimos la oportunidad de disfrutar la mayoría (si no es que todas) sus canciones, dejándonos a todos envueltos en una sensación de ensueño que nos llevamos hasta dormir.


Fotos: Jesús Quintero

Categorías

Música