Unknown Pleasures, 38 años de esta joya

A 38 años de la liberación de Unknown Pleasures (1979) de Joy Division, este es aún el álbum emblemático de la cultura post-punk, y su influencia parece sólo expandirse con el tiempo, no sólo por su línea musical, sino también por su diseño y producción, sin dejar de lado el aura de misterio y oscuridad que envuelve a Ian Curtis.

¿Cómo dejar un legado tan extenso en un lapso tan corto de tiempo? Aunque muchos podrían atribuirlo al trágico suicidio del cantante, existen diversos puntos muy interesantes sobre Unknown Pleasures que vale la pena explorar.

1. Sus letras

Ian Curtis tuvo la capacidad de expresar, tal cual, los pensamientos existenciales que pasan por la mente de quien se pregunta sobre el sentido en esta vida, lamentablemente el mismo poeta no logró encontrarlo, ni encontrar en su música un propósito, aunque lo cierto es que todos necesitamos de una línea que guíe nuestras vidas, y esta puede ser distinta para cada quién.

El álbum comienza nada más ni nada menos con un ‘I’ve been waiting for a guide to come and take me by the hand, could these sensations make me feel the pleasures of a normal man?, these sensations barely interest me for another day, I’ve got the spirit, lose the feeling, take the shock away’, representando la mente de quien se siente outsider, de quien sabe que el mismo cuerpo funge como un contenedor de algo más que busca liberarse.

2. Su portada emblemática

Hecha por el famoso diseñador gráfico Peter Saville, creador de diversas portadas de OMD, Brian Eno y Pulp, el arte de Unknown Pleasures ha recorrido el mundo, y ha sido materializado en todos los objetos posibles, desde tazas hasta camisas, lo cierto es que pocos conocen el origen de dicha imagen.

Los miembros de Joy Division, Ian Curtis, Peter Hook, Bernard Summer Stephen Morris acudieron con Peter Saville llevando con ellos la Enciclopedia de Cambridge de Astronomía, donde se encontraba un gráfico que simbolizaba un pulso, quizás la primera representación en imagen de una señal, un cuadro comparativo del comportamiento de las frecuencias por reaccionar a esta. Peter Saville la tomó y simplemente invirtió los blancos y negros.

3. La producción

Martin Hannett es el productor del famoso álbum que salió vía Strawberry Studios, al realizar este, utilizó técnicas que a muchos no se les hubiera ocurrido, como incluir sonidos de papas al comerse, botellas rompiéndose, un inodoro y la maquinaria de un elevador a través de un altavoz. Hasta grabó la voz de Ian Curtis a través de un teléfono, sin mencionar la acertada selección de efectos como delays y reverbs, sólo en los momentos indicados.

4. Los conciertos

La forma de bailar de Ian Curtis es tan memorable, que hasta realizaron una película sobre él llamada Control, dirigida por Anton Corbijn en el 2007. Anton Corbijn, fotógrafo famoso por sus características tomas en blanco y negro a un extenso número de artistas (de verdad, chequen su portafolio), también estuvo detrás del lente para Joy Division, ¿quién no recuerda la foto de dicho grupo en el metro de Londres?

Hoy en día, quien acude a un bar donde ponen Joy Division, se mueve locamente y como puede. Este es el punto clave que hace a Joy Division tan emblemático, su capacidad de hacernos bailar y así, hacernos sentir libres a pesar de sus letras tan oscuras y fatalistas. Una dicotomía que definitivamente nos conmueve, prueba de esto es que después de tanto tiempo, lo seguimos recordando.