Guía para el Vive Latino 2012 de @laanasofia

Lamentablemente (o no), no voy a asistir al primer día del festival. Ahora, si fuera, lo más probable es que llegara a las 4 y media para ver un rato a Vetusta Morla que, aunque no son mi máximo, pues va, España y rock, va. Luego me saltaría a ver a Dënver, prácticamente por el puro hype y porque vi un video que duraba como 7 minutos y tenía unos bailarines y pues se veía bonito (?). Y luego me haría güey por un muy buen rato, la verdad. Tendría que esperar a que tocara TV On The Radio para emocionarme un poquito, porque Vicente Gayo sí siguen siendo muy divertidos pero recién los vi hace unas semanas en Cholula. Luego, con mucho gusto, me echaría mi primer concierto de The Volture, que tengo que aceptar que siempre me han gustado mucho, para después saltarme al final del show de Zoé que, queramos o no, pues suenan muy bien en vivo. Cerrando muy bien, me echaría completos a los Black Tide, que más que nada me recordarían a mis épocas cuando iba saliendo de mi fase emo, y me causaban morbo los chavitos estos que tocaban tan bien. Fin del primer día.

Ahora, para el sábado todavía no decido si voy a lanzarme a la reventa a tratar de conseguir boleto, pero es una opción. Supongamos que tengo mi ticket listo. Probablemente llegaría a las 3 sólo para ver a El Columpio Asesino completito. Luego me podría echar el set de Lost Acapulco por pura diversión (tal vez mientras me comería unos tacos de canasta de esos que te salvan la tripa a medio festival) para pasar a una banda similarmente entretenida: Los Caligaris. Con estos tipos seguro me pondría medio introspectiva porque mi papá es muy fan (y hace mucho que no veo a mi papá). La primera vez que vi el show de Los Caligaris me dieron mucha risa y al mismo tiempo un poco de pena ajena, sin contar la tristeza porque éramos como 100 personas viéndolos en uno de los venues underground más conocidos de San Luis Potosí. No puedo decir que el IMS me moleste, pero bueno. También es probable que me fuera a dar una vuelta por los stands o descansar en lo que Camilo tocase. Foster The People no podría importarme menos, pero la verdad es que el hype es el hype, y ver su show no estaría de más, si tan sólo para ver qué tan buen set han armado después del gran boom que tuvieron todo el año pasado. Y luego viene lo bueno, y prácticamente la única razón (junto con El Columpio) por la que me arrepentiría de no ir al festival el sábado: Kasabian. Sí, está muy 2008, la verdad no me gustó el Velociraptor!, bla bla bla.. Pero sí fue mi banda favorita por lo menos durante toda la época del Empire. Disfrutaría mucho “Shoot The Runner“, “Empire“, “Lost Souls Forever“, “Club Foot“, “Reason Is Treason“.. En fin. Momento adolescente del festival: ON.

Después de toda la locura que seguro estaría increíble, me alcanzaría a ver el final del set de Toy Selectah que siempre es diversión pura. Ya dependiendo del cansancio que sintiera para esta hora, decidiría quedarme o no para ver a Café Tacvba. No soy fan, pero también tiene importancia emocional porque fue de los primeros conciertos que organizó mi tío en San Luis y entré backstage con mi papá y me sentía muy VIP (tomen en cuenta que tendría unos 10 u 11 años). Entonces, fin del segundo día.

El domingo lo tengo asegurado. Sin suposiciones aquí. Llegaré poco antes de las 5 para ver a Gogol Bordello, que por alguna muy extraña razón siempre me he perdido en vivo, y seguro es un gran show para calentar motores. Luego, nunca he visto a Sonido San Francisco en vivo, y no dudo que sean de lo más divertidos, así que probablemente me daría una vuelta rápida para ver qué tal, antes de moverme al escenario principal para checar a los increíbles Illya Kuryaki and The Valderramas y entonces sí comenzar con la fiesta. Terminando esto, vendría el graaaaan dilema del fin de semana: Madness o The Horrors. Creo que es la única vez que los horarios de dos bandas de verdad se enciman de manera problemática. Por un lado, sé que voy a terminar viendo a Madness, y que sí, ya vi a The Horrors con el nuevo disco, hace poco, que probablemente regresen en cuanto saquen un nuevo disco y Noiselab los vuelva a traer, peeeeeero.. Me siguen gustando muchísimo en vivo, y creo que he digerido mucho más Skying desde que los vi en el Salón 21 hace unos meses. En fin, esta situación está terrible, pero me tendría que morder un.. Codo.

Para cerrar con broche de oro un gran fin de semana, me seguiría por el camino del mal con Molotov, a quienes sólo he visto en vivo una vez y fue increíble, y seguramente en el escenario principal del Vive Latino debe ser una cosa más estruendosa que nada. Me lo imagino y me emociono, debe ser un fiestón muy loco. Luego, un poco de Kinky para no perder el espíritu e interrumpir esto para trasladarme de vuelta a ver al enorme Fatboy Slim. Y creo que no necesito decir que ahí todos vamos a perder la cabeza.

La verdad es que, con o sin quejas, el Vive Latino ha encontrado su lugar dentro de los festivales en México y, aunque apenas es la segunda edición a la que asisto, comprendo muy bien por dónde quieren llevar esto, después de que hace algunos años poco a poco perdía relevancia para la escena musical en general. Me da gusto ver a Madness, me da gusto ver a Fatboy Slim, me da gusto ver a Kasabian, y la verdad no me podría importar menos el hecho de que le estoy dando mi dinero a equis o ye promotora. Yo voy a ver un concierto, a pasármela bien, y no a quejarme de la cerveza que ya sé que está cara, o de si está muy lleno o no. Porque a fin de cuentas, todos vamos por la música, ¿o no?