Everest: Alcanzar la cumbre

everest1

Por Francisco Marín:

La expedición comienza mucho antes de la travesía, logística, traslados y despedidas son solamente algunos de los pasos previos que el ritual conlleva. Rob Hall (Jason Clarke), despreocupado, se prepara para realizar un viaje más al monte Everest, su trabajo consiste en guiar, junto con su equipo Adventure Consultants, a un grupo de personas hasta la cumbre más alta del mundo y garantizar su regreso a salvo. Con tranquilidad se dividen tareas en el aeropuerto y Rob se despide de su esposa embarazada (Keira Knightley) con la promesa de volver a tiempo para el nacimiento de su hija.

Un diverso grupo de personas se reúnen en Nepal con un mismo propósito, un cansado recorrido por aldeas, terracerías y helicóptero para llegar al campamento base del Everest pone en evidencia los deseos de cada montañista para realizar un viaje en el que el peligro asecha todo el tiempo. Las impactantes imágenes de lo adverso del clima hacen que sientas junto con ese grupo de desconocidos como el frío recorre cada parte de tu cuerpo.

La primera mitad de la cinta dirigida por Baltasar Kormákur está construida de modo tal que nos deja ver toda la preparación necesaria para realizar el ascenso, es inclusive desde antes de comenzar el viaje que somos testigos de los peligros que supone para un ser humano sobrevivir a una altura en la que el cuerpo está, literalmente muriendo. Cada fotograma de impactante belleza justifica la presencia de esas personas en aquel inhóspito lugar, de igual forma por cada ocasión que una imagen nos asombra llega algo que altera la tranquilidad del espectador, dejando en claro que nos encontramos en un lugar en el cual el ser humano no tiene el control total de la situación.

everest2

Una gran cantidad de personajes son los que desfilan por Everest, tantos que es difícil seguirles siempre el ritmo, sin embargo esta situación no trasciende, ya que gracias a la camaradería propia del montañismo, que es reflejada tremendamente en pantalla, somos capaces de disfrutar los momentos de satisfacción y miedo de cada ser humano en su travesía, que bien podría ser cualquier persona en la audiencia.

Si bien muchos personajes quedan en el anonimato hay otros que simplemente es imposible pasar por alto. Jake “Mountain Madness” Gyllenhaal logra estremecer, a pesar de que su personaje va siendo reducido al transcurrir la cinta, a tal punto que las secuencias en las que participa son memorables. Keira Knightley y Emily Watson aprovechan cada momento que tienen a cuadro encargándose de mostrar la impotencia humana al no poder hacer nada frente a las inclemencias de la naturaleza.

everest3

La, aparentemente tranquila, primera parte de la cinta cambia radicalmente a un trepidante thriller en el que el hombre se enfrenta a la montaña, y es la montaña quien tiene la última palabra. A pesar de encontrarnos con fotogramas aterradores minuto a minuto nuestros ojos se asombran por la increíblemente extraña belleza de la implacable naturaleza. El filme rompe totalmente con lo que las “películas de desastres naturales” han establecido, se nos presenta a un equipo conformado realmente por personas de carne y hueso en lugar de héroes a prueba de todo estilo Cliffhanger.

everest4

Everest conecta con lo más profundo del ser humano, supervivencia y trascendencia, trascendencia puramente personal. Con momentos que te harán empatizar con el logro de un perfecto desconocido y con otros tantos que te harán cuestionar ¿por qué alguien se sometería a tal travesía? La respuesta… no es universal, tal vez es una necesidad que rebasa el entendimiento y que llena de vida a quienes la realizan y tal vez, solo tal vez, es por esa razón que muchos montañistas han adoptado con singular cariño la aseveración “porque está ahí”.

 

 

 

Categorías

Reseñas