Reseña: Belle and Sebastian – “LateNightTales Vol 2″

Como ya sabemos, los talentosos Belle and Sebastian fueron los encargados de curar la más reciente edición de LateNightTales. Se dieron a la tarea de compilar una serie de tracks que combina de forma precisa épocas pasadas con la era moderna. Mucho de lo que escuchamos en esta recopilació es extraído de los 60s-70s, por lo que todos los nostálgicos de aquellos ayeres van a quedar encantados (me incluyo).

Queda muy claro que estos muchachos tienen un excelente gusto musical, bastante refinado, donde es perceptible una meticulosa selección (aunque esta percepción, como casi cualquier intento por definir la música, cae en el terreno de lo subjetivo). La selección está increíble, aunque el orden no me convenció del todo.

Tratándose de una compilación y bajo el entendido de que esta no es música creada/interpretada por la banda (salvo su cover a “Crash” que dicho sea de paso, me gustó mucho), lo más importante debe ser en qué orden irán apareciendo las piezas. Del track 1 al 9 hay una fluidez muy natural, casi sin esfuerzo, pero a partir de ahí fui sorprendido por alguna que otra aparición inesperada. Por ejemplo el salto que hacen de “Rude Bwoy Thug Life” de Ce’cile a “Scottish Widows” de Remember Remember no me gustó mucho, siento que rompe de forma muy abrupta el groove de Ce’cile. Otra cosa, el interludio que hacen entre “Quitters Raga” y “Starless And Bible Black” (tracks del 10 al 13) me aburrió un poco por ser un pasaje donde la energía decae considerablemente, seguro esa sensación fue buscada intencionalmente, pero a mí no me encantó. Pasando ese punto disfruté mucho todos los tracks, porque como dije antes, hay muy buen material para escuchar y abstraerse del mundo por un buen rato.

En resumen, es una tremenda selección musical que pudo haber sido organizada de forma más interesante. De nuevo, esa es mi subjetiva opinión. Además, los invitados para curar LateNightTales (todos ellos grandes artistas) pueden hacer lo que les venga en gana. Si me invitaran a mí seguro pondría pura música de antaño, delta blues, bop del más antiguo y en un par de minutos todo el mundo caería en un profundo e inevitable sueño.

Categorías

Reseñas