Ariel Pink’s Haunted Graffiti – Mature Themes

La Real Academia Española define la palabra entropía, en su acepción más informal, de la siguiente manera:

“Medida de la incertidumbre existente ante un conjunto de mensajes, de los cuales se va a recibir uno solo”.

Entonces evitemos entropías y dejémoslo claro de una vez por todas: Mature Themes es un disco plagado de mensajes, de los cuales el escucha solamente termina por recibir uno solo, que generan una buena cantidad de incertidumbre, molestia y confusión.

Evitemos entropías y dejemos muy en claro lo dicho con anterioridad. El álbum no es más que un refrito, iterado hasta la náusea, un tanto aderezado con los sabores de lo contemporáneo, de una pieza de Frank Zappa que no abandona el cerebro una vez que se escucha a Ariel Pink: “Let’s Make The Water Turn Black”.

Con escuchar la canción referida, originalmente lanzada en el seminal We’re Only In It For The Money de 1968, entendemos todo lo que hay detrás de Mature Themes. Si acaso, podríamos agregarle al disco de Haunted Graffiti una risilla boba por su uso “aventurado” de algunas texturas y arreglos anacrónicamente camp, pero a estas alturas de la posmodernidad por la posmodernidad, nada hay en estas trece canciones que siquiera inquiete.

(Sobra decir que repetir “Let’s Make The Water Turn Black” una docena de veces en nuestro sistema de sonido enervaría hasta al propio Ariel Pink).

El “agua negra” de Zappa, como statement estético, es valiente y perdura en nuestra memoria. Haberlo expuesto a las brisas míticas del “Verano del Amor” dota a la aparente idiotez de la melodía de un sentido de verdadera transgresión y jocosidad. Ariel Pink, en cambio, aburre como un rebelde forzado (“sin causa”, dirían algunos) que nos revuelve en ritmos acelerados, melodías tontas y minutos, largos y tortuosos, de música que termina por no decirnos nada. Pura entropía.

Si acaso hay un momento divino en el disco, que para la tragedia intrascendente de Ariel Pink, ni siquiera es suyo: “Baby” es el cover que cierra Mature Themes, una belleza del soul originalmente firmada por Donnie & Joe Emerson. Lo demás es puro ruido.

Lo demás es puro ruido. Entropía pura. Ruido puro.

Categorías

Blog, Features, Música