Cervezas “indie” mexicanas

Porque las cheves, como la música, también son todo un arte (que entona)… cabe tomarse el tiempo para sentarse a leer un poco sobre éstas. No pierdes nada, lo peor que puede pasar es que termines probando alguna de estas recomendaciones al terminar tu jornada.

El hábito de buscar cervezas “indie” -o mejor dicho, artesanales mexicanas- no es ninguna novedad, pero sí recientemente en México, poco a poco, ha comenzado a volverse una tendencia, no de moda, sino “normal”, prescindir de la oferta común y corriente que nos traen todas las noches Grupo Modelo y FEMSA. En otras palabras, la cosa es muy similar a comprar discos o ir a conciertos… La oferta mainstream, más de la mitad del tiempo, en realidad ¿es abrumadora?

Imagina que toda la vida has escuchado a las mismas bandas locales, bueno, a excepción de todas esas veces que Grolsch, Sapporo, Quilmes, Stella Artois, Old Milwaukee, Miller, Guiness, Budweiser o Heineken pasaron de gira por tu bar de preferencia. De hecho, si a esas vamos, aquí mismo en México hay festivales cheleros y todo el kit completo. En fin, regresando al tema, supongamos que esas “bandas” (cervezas importadas populares) son algo así como U2, Aerosmith, Muse, Blink 182, Kid Rock, Kanye West y quizá… ¿Celine Dion? ¿Alizée? ¿Shakira? No es exageración, entre las cervezas “populares” no se hace ni un solo Joy Division o Animal Collective. Aunque he de decir que de entre todas “esas”, la Grolsch es la rubia más bonita (¿Debbie Harry de Blondie?).

Cual sea el caso, ya sin analogías rimbombantes y antes de comenzar, es importante decir que también hay un montón de cervezas británicas, alemanas y belgas disponibles en varios lados por acá desde hace años, pero desafortunadamente este no es un post sobre cervezas del mundo, es sobre las cheves nacionales más memorables que he encontrado por aquí y allá durante los últimos dos años. “Cervezas en serio, no en serie” dirían por ahí…


MINERVA STOUT IMPERIAL

Minerva Stout, renace el estilo ruso elaborado en invierno para mantener a los soldados calientes y alegres. Sus toques de café y chocolate alegran el corazón y quitan el frío de inmediato.”

Lo bueno: Esta es “la buena” de las oscuras mexicanas, y no está demás decir también que se codea duro y directo con la calidad de cervezas de renombre mundial como la Young’s Double Chocolate Stout y la St. Peter’s Cream Stout. Si lo tuyo son las cervezas cremosas ligeramente amargas y más chocolatosas, la Stout Imperial, es una que sorprenderá a tu exigente paladar.

Lo malo: A veces hay, a veces no. Depende de la pasión de tu proveedor (y sus clientes). No es recomendable para la fiesta, sólo para degustación.

MAQUIAVELO
Tipo: Ale Rubia

“Revolucionando el sabor de la cerveza en México, creamos una bebida de príncipes, Maquiavelo, porque el fin justifica los medios.”

Lo bueno: Su dulce pero refrescante sabor y cuerpo la hacen destacar sobre todas las demás cervezas rubias de su tipo, por mucho. Definitivamente la descripción oficial de sus creadores (Cervecería Revolución) no es exagerada, al contrario, es una cerveza digna de la realeza. Si a tu chica le gustan las cervezas claras, ésta es una que seguro le va a gustar. Sabe muy parecido a la cerveza orgánica California Blonde de Eel River Brewery, pero con su propia personalidad.

Lo malo: Es un producto de Guadalajara sin mucha exposición en el D.F. Tendrás que ir a El Depósito, La Naval o con El Belga a solicitarla personalmente. Aunque es probable que la encuentres por ahí, pues de su fábrica también salen las Maradó, y esas han hecho sonreír a uno que otro entrepreneur argentino de la Condesa.


COSACO PORTER

Es popular en las colonias Roma y Condesa del D.F. Su cuerpo es espeso y, su sabor, aunque ligeramente amargo, es dulce. En realidad podrías jurar que es una Stout, pero Cosaco asegura que es Porter. Siempre en barril y a un precio decente.

Lo bueno: Bien fría y servida en pinta inglesa sabe genial. En el Felina Bar, los martes incluyen mezcal tanto ésta como la rubia y la “roja”.

Lo malo: El estómago no te permitirá tomarte más de una (o tres si eres warrior).


CUCAPÁ TRIGUEÑA
Tipo: Wheat Ale

Los creadores de esta chulada (Cervecería Cucapá Baja California) se toman la cerveza muy en serio, y aunque toda su línea Cucapá es de lo más alucinante (y con más grados de alcohol) en México, cabe ovacionar a lo grande ésta, su creación más memorable. ¿Porqué? Llámenme ignorante, pero hasta hoy, no he probado otra cerveza de trigo que sepa igual a ésta.

Lo bueno: Su cuerpo es ligero y su sabor tan refrescante, que beberla a montones, además de no generar esa típica renuencia a la chela (muy común cuando te excedes de cervezas claras mainstream), sin duda te encaminará a una de las más ricas pedas.

Lo malo: Si no te gustan las cervezas claras, “raritas”, maltosas, “aguadas” o a base de trigo, mejor ni la pruebes. Si a esas vamos, mejor llégale a la Bohemia Weissen; dentro de lo comercial, esa no está nada mal.


ZAPATA
Tipo: Black Lager

En honor al caudillo que le da su nombre y a la revolución mexicana, nace esta cerveza oscura, que según Milenio y Cervecería Revolución, “es del tipo black lager, con cuerpo, sabores a malta y lúpulo, no muy amarga […] Se hace con más afán de homenajear que de ánimo de lucro.” Tal y como el rock & roll (del bueno). Además: “La marca fue registrada y se tiene intención de buscar a los familiares de Zapata para trasladarles ‘el respeto’ con el que se usa el nombre de su antepasado.”

Lo bueno: Su cuerpo es ligero, y su sabor, aunque es robusto, a veces, resulta dulce, pero no cansa. Al contrario, resulta adictivo, así que enamorarse de esta cerveza no es un problema. Algunos medios ya han afirmado que esta será “la cerveza oficial del Bicentenario”.

Lo malo: Nada, excepto si se toma caliente. Eso sí, es dulce y sabe muy parecido a la Minerva Viena, pero… ¿mejor? Ustedes deciden.


CERVECERÍA PRIMUS

Matemos cuatro pájaros de un tiro. Como Cevecería Primus no hay otra. Así sin más. Sus creadores son unos verdaderos apasionados y amantes de la cerveza. Gracias a ellos existe El Depósito y la proliferación de cervezas artesanales poco a poco comienza a tomar vuelo. Son defensores del Antimonopolio Cervecero en México y por si fuera poco, son una pieza fundamental dentro de ACERMEX (la nueva competencia del gran monstruo llamado FEMSA). De hecho, también son especialistas en cervezas de todo el mundo, tan así, que frecuentemente ofrecen catas bastante prominentes y atractivas para todo entusiasta. En pocas palabras ellos son los “meros-meros” de las cervezas “indie”.

TEMPUS RESERVA ESPECIAL
Tipo: Pale Ale

¡Fuf! Quizá no pueda darme el lujo de decir que esta es la mejor Pale Ale mexicana que haya probado en mi vida (sólo porque no las he probado todas aún), pero al menos sí puedo declarar que, dentro de todas las Ale que he incluido en esta humilde lista, ésta es la mejor. No por nada es la “Reserva Especial” de Primus.

Lo bueno: Si eres fanático de las Ale como yo, el cuerpo y sabor ligero esta cerveza te permitirá ponerte una borrachera memorable sin agredir al estómago y el gusto como casi todas las Ale. Es muy fresca también.

Lo malo: A veces hay, a veces no. Como todo lo bueno.

TEMPUS CLÁSICA
Tipo: Alt

De nuevo, la ficha técnica de Cevecería Primus dice: “Es una cerveza diseñada para ser suave al paladar y que denota ciertos toques de madera, los cuales la hacen buen acompañante para el primer y segundo tiempo de una comida, ciertamente marida bien con pescado, mariscos y carne. Esta cerveza exalta los sabores picantes.”

Lo bueno: Es ligera y de sabor robusto pero bastante fresca. Siempre hay en El Depósito y donde sea que vendan Tempus. No hay falla.

Lo malo: Nada, excepto si se no se toma fría.

TEMPUS DORADA
Tipo: Ale

Su press kit dice: “Es una cerveza de carácter muy refrescante que desprende notas florales y cítricas con cierto parecido a un vino blanco y por su efervescencia a un Champagne. Recomendada para maridar con alimentos crudos como ensaladas, mariscos y carpaccio.” Insisto, sus creadores, son mis héroes a decir verdad. Gracias a ellos, Cevecería de Baja California y Cervecería Minerva, desde hace unos (pocos) años para acá, este tipo de cervezas están pegando.

Lo bueno: Es muy fresca y ligera, pero ponedora. Es importante beberla más fría de lo normal.

Lo malo: Su sabor tiende a variar entre cada botella y barril. Aunque es rubia, tiene un aftertaste que si estás crudo, no te resultará agradable.

TEMPUS DOBLE MALTA
Tipo: Altbier

“Es una cerveza que mantiene balance entre su alta graduación alcohólica y las notas dulces de la malta. Recomendado para comidas y cenas, preferentemente como digestivo y acompañante de postres; aunque algunos críticos la consideran un buen aperitivo para comenzar.”

Lo bueno: Pone. Y pone rápido.

Lo malo: Sólo funciona bien para comenzar.


POE
Tipo: Brown Ale

Esta cerveza es de mis oscuras favoritas. Su creador vive en la Condesa y es un producto apenas con un año de vida, si no es que menos. Su nombre rinde honor al mítico poema de El Cuervo escrito por Edgar Allan Poe. Esto es lo que la gente de The Beer Box opina: “De color marrón intenso y tonos rojizos, es una cerveza de cuerpo medio, aromas cacao y lúpulos, en boca, tiene un sabor intenso a café y nueces, definitivamente una excelente cerveza en su estilo”.

Lo bueno: Su receta, diseño de etiqueta y concepto son brutales, todo bien. Incluso este poema aparece en la etiqueta y eso es un win en mi libro. Funciona muy bien como digestivo. Acompáñala con carnes y quesos.

Lo malo: Aunque jactarse de dark (¿o culturoso?) a través de cervezas hoy día es cuasi-cool, cabe recalcar que, a menos de que tu cita sea una rockera tatuada o una chica con paladar rudo, no habrá compañera que te quiera hacer segunda con esta morenita (es pesada al estómago). No threesome for you, beer lover!


Tijuana Morena
Tipo: Schwarbier

Aunque su ficha técnica es exageradísima, dice: “Es una cerveza obscura inigualable. Su cuerpo robusto, espuma densa y muy cremosa, suavidad, su bello color caoba, y su sabor ligeramente a maltas caramelizadas, da al paladar un suave y placentero sabor a chocolate amargo al momento de degustarla. Por su extraordinario sabor y textura se considera un manjar en el ramo cervecero.”

Lo bueno: Sus creadores, TJ Beer, son una cervecería pionera en esto de las cervezas artesanales. Allá en el norte, tienen años a la venta, así que la formula la tienen muy dominada. Su buen sabor rara vez te fallará entre cada botella.

Lo malo: Recomendable sólo durante comidas. No es una cerveza fiestera.


Baja Blond

Baja Brewing Company -instalada San José del Cabo- dice sobre la más rubia de sus Ale: “Creada para el caluroso desierto y el intenso sol de la Baja. Esta cerveza es ligera y refrescante y se puede disfrutar bien fría en la playa o en una hamaca.” No mienten, la experiencia no dista mucho de su statement. Es una de mis favoritas dentro de mis más recientes sorpresas, y he de decir, que muero por ir a su restaurante bar, pues además de hacer ahí esta increíble cerveza, presumen de tener la mejor vista al mar en todo Baja. Dichosos ellos.

Lo bueno: Su increíble sabor y alto grado de alcohol (6%) es para chuparse los dedos (y los dientes, las muelas, cachetes, ¡todo!)

Lo malo: Sigo sin saber si será una de esas cervezas que estarán disponibles en el DF sólo por un breve periodo de tiempo. Esperemos que no, ya que es buenísima.

Red Pig
Tipo: Mexican Ale (American Brown Ale)

Para ser una cerveza con tan despectivo nombre y concepto, su sabor, cuerpo y calidad, no está nada mal. Al contrario. Es una muy buena cerveza oscura, y de las Ale mexicanas que he probado, la Red Pig es de las mejorcitas.

Lo bueno: Ni dulce, ni amarga. Ni pesada ni fuerte. En realidad es extraña, pero justo ahí radica su cualidad.

Lo malo: Su nombre y concepto. Pero no es para tanto… No si consideran que existe una cerveza con un chile jalapeño incluido llamada Chili Beer que sabe a vinagre.

Calavera Witbier

Calavera Beer destaca sobre toda su competencia por su excéntrica y aventurada pasión por las cervezas. Para empezar todas sus cheves vienen en botellas de 330 ml, pero afortunadamente en sitios como El Depósito, con frecuencia puedes encontrar algunas de éstas disponibles en barril (son bastante caras en botella). He leído que no es la mejor de Calavera, pero las demás que he probado, tampoco. ¿Cuál es la buena? Mientras me orientan ustedes los expertos, le comparto a los n00bs ésta, su Witbier.

Lo bueno: Si te gustan las cervezas de trigo tipo belgas -aguadas-, la Calavera Witbier no te decepcionará. No le pide nada a su competencia nacional aunque, ya en las ligas mayores, no ha tenido muy buena recepción. De hecho, es de las más “chafas” en esta lista.

Lo malo: Su precio, sin duda. Pero si estás acostumbrado a beber cervezas artesanales, éste no debe ser un problema.

Sé perfectamente que se me escaparon varias, especialmente las de Mexicali y las de Beer Factory. Pero esas cervezas ya tienen bastante tiempo en el mercado. También se me fue “reseñar” (si se le puede llamar así; aclaro que NO soy un experto, ni al caso) la novel cerveza del sello indie mexicano Happy-Fi. Pero no la he probado… ¡Esperemos que la gente del sello regio pronto se reporte con una! :)

En fin, si te gusta mucho la cerveza, además de buscar tus propias favoritas, te recomendamos ir a Cerveza México, un evento bastante choncho que mostrará más de 150 etiquetas en el marco del Gourmet Show que se llevará a cabo en el WTC del DF del 2 al 4 de septiembre.

Por cierto, la cerveza Duff sí existe. La hacen en México y Argentina. ¿Es buena? ¿Tú que crees? ¿Que Homero tiene buen gusto? Nah…

Felices fiestas.