Reencarnación: Se llama Snoop Lion, ya no es Snoop Dogg

Estamos frente a uno de los giros más contrastantes y radicales que hayan ocurrido en la industria discográfica. Snoop Dogg, probablemente uno de los raperos más famosos a nivel mundial; a quien se vinculó por décadas con pandillas, gangsters, padrotes, crimen, armas y demás, recién atravesó por un proceso que el mismo llama “reencarnación”, de ahí el nombre de su reciente disco/documental Reincarnated.

 

Snoop Dogg con actitud criminal.

Esta transformación a Snoop Lion no sólo representó un cambio musical drástico -pasando del hip hop callejero al reggae-, sino que vino acompañado de renovación espiritual. Quien hablara explícitamente de armas y violencia en sus letras ahora canta de unificación, entendimiento y tolerancia, por ejemplo el track: “No Guns Allowed”.

 

Snoop Lion con gorro rastafari, en actitud “buena onda”.

Como era de esperarse esta nueva visión tiene a todo el mundo rascándose la cabeza y frunciendo el ceño en un vano intento por comprender la situación. Quizás las incógnitas más grandes son: si este cambio es lo suficientemente profundo como para perdurar (por lo menos hasta que reencarne en algún otro animal) o si sólo se trata de una jugarreta mercadológica cualquiera para renovar su imagen.

Punto y aparte de la nueva dirección en su carrera y la reencarnación en el animal que le venga en gana, está el sonido del nuevo disco. Las opiniones, por supuesto, están polarizadas. Hay quienes afirman que esto jamás debió ocurrir: sacrilegio, aberración; que el nuevo disco está “demasiado positivo”, tanto que resulta difícil creerlo. Y están los más abiertos, quienes quedaron fascinados por la buena onda que trae el impredecible personaje. Ricos y famosos, quién los entiende…

Como siempre, la sección de comentarios es suya: ¿Snoop Lion “alivianado” o “gangster” Snoop Dogg?

 

 

Categorías

Features, Música