DATA: Acid House, el sonido del futuro

Corre la década de los 80: Los sintetizadores, cajas de ritmo y sequenciadores son algunos de los instrumentos que comienzan a popularizarse dentro de las bandas y proyectos musicales alrededor del mundo. La música disco dejó de estar presente en las pistas de baile de clubes nocturnos y fiestas para dar paso a su sucesor, el house (y al techno por otro lado).

Muchas veces el uso de los instrumentos arriba mencionados tenían el común denominador de sustituir sonidos orgánicos, de manera sintética (de ahí el nombre sintetizador). Las cajas de ritmo cubrían perfectamente el espacio de una batería, los sintetizadores para pianos, guitarras y cierto tipo de bajos. Sin embargo, el sonido de una linea de bajos con características funky no se había logrado llenar, y es entonces cuando un nuevo aparato sale a la luz: el TR-303 de Roland.


(Sonido clásico de una Roland TR-303)

Creado inicialmente como un instrumento de acompañamiento para guitarristas en los principios de los 80 y fracasando como tal en el intento, no es sino hasta mediados de esa década que DJs y productores lo adoptan como un instrumento clave en la producción de música para bailar.

Dj Pierre, originario de Chicago, con su proyecto Phuture! es el primero en dar a conocer la linea de bajo característica del Roland TR-303 que se podía escuchar en las canciones contenidas en el EP Acid Trax, lanzado oficialmente en 1987 bajo la disquera Trax Records, la cual hasta hoy en día sigue existiendo. El dato curioso es que estos tracks no iban a ser llamados de esta manera. El nombre fue adoptado después de que Ron Hardy, DJ residente de The Music Box comenzó a incluir estos tracks en sus sets cuando aín no habían sido lanzados. El éxito de estos tracks era abrumador, sin embargo al no tener un nombre oficial aún, la gente les comenzó a llamar “Ron Hardy’s Acid Trax” (Los tracks ácidos de Ron Hardy), aludiendo al hecho del sonido psicodélico y diferente generado con la TR-303, que curiosamente para aquellos que estaban bajo la influencia del LSD (o ácido) era todo un identificador musical.

No pasó mucho tiempo para que los Acid Trax de Phuture! se convirtieran efectivamente en el sonido del futuro y pasaran de ser populares entre los amantes del house de Chicago e influyeran productores alrededor del mundo, y como consecuencia, a géneros venideros como el trance, psychedelic trance, techno e incluso a la parte más comercial de la electrónica, el dance.

Disfruten un poco del sonido del futuro: