DATA: Trainspotting, el soundtrack de la generación X

Hay discos que marcan, hay películas que lo hacen por igual. Transpotting es uno de esos casos en que la situación aplica tanto para la parte visual como la musical.

Estrenada en 1996 y dirigida por Danny Boyle (¿Quieres ser millonario?, Tumba al ras de la tierra), en esta película se narran las vidas de cinco personajes adictos a la heroína , carentes de aspiraciones, de ahí el título: Trainspotting, el cual es un modismo inglés que se refiere al acto de contemplar el paso de trenes sobre las vías, sin hacer absolutamente nada más.

El trasfondo de este concepto va más allá de un guión, de hecho se remonta a toda la visión sobre la vida, en palabras del escritor de la novela que inspira a la película. En los libros de Irvine Welsh se explora de forma continua la cultura de la generación X, que se conforma por aquellos nacidos a finales de los 70’s y principios de los 80’s marcados por la época del consumismo, la llegada del internet, la represión y oposición al sistema político, la aparición del SIDA, y algunos otros hechos históricos y sociales. Por estas razones a la generación X se le reconoce por ser un tanto anarquista, atea, revolucionaria y opositora.

Por su parte, la música escuchada por los jóvenes de la generación X era un reflejo perfecto de su comportamiento. La clásica forma verso – coro – verso, las líneas melódicas convencionales y la temática romántica se dejan de lado para que comiencen a ser adoptadas nuevas formas que bien podían estar representadas por un track de techno obscuro carente de melodía, que por una canción de punk con lírica contestataria. Es la época en que los grupos musicales impuestos por los medios dejan de tener la atención de todo un nicho de gente que voltea hacia las bandas emergentes e independientes que después se convertirían en artistas de culto.

Trainspotting logra retratar manera perfecta este momento en la historia. La vida de estos 5 personajes -quienes representan a los jóvenes de la generación X- es un reflejo de la sociedad decadente del Reino Unido. Su vida se cuenta a través de una línea de humor negro entre escenas de adicción, muerte, raves y desenfreno. Las canciones utilizadas para esta banda sonora no sólo musicalizan esta película, sino la historia de toda un sector social, y marcan un momento histórico a través de sus melodías. El éxito de este soundtrack fue tal que algún tiempo después de haberse lanzado la que fuera la primera parte, salió a la venta la parte dos del mismo en el cual se incluían canciones que no habían estado en el primer corte, además de algunos tracks usados como inspiración por parte del mismo Boyle.

Ambos discos en su totalidad son una selección excelente. En ellos se puede escuchar a artistas como Blur e Iggy Pop, que bien representaban este momento, así como a Underworld, Primal Scream, Brian Eno, New Order, Leftfield y algunos otros proyectos que bien indican como el sentimiento de esta generación dio un significado especial a la música electrónica que recien surgia y que rompía con los sonidos convencionales del pop. Sin duda un gran sello quedo marcado en la música de esta generación.

Mi track favorito, del primer disco es sin duda este que comparto a continuación.

Del segundo disco, escojo este track por la relevancia que tuvo en la escena rave. No dejen de escuchar los discos completos que son muy ricos en géneros e información musical. Mientras tanto, a bailar.