25 años volviendo al futuro

Hace muchos años, el cine era divertido y no tenía que ser “indie” para lograr ser original. En ese tiempo, cuando no te complicabas la vida y aún había cosas que te sorprendían, es cuando surge “Volver Al Futuro“, esa pequeña joya que replanteaba de manera adictiva los viajes en el tiempo. No importaba que la premisa desafiara todas las leyes de la física, si veías los “Thundercats“, igual era poco probable que hubiera Hombres Gato… ¿ o no? desde entonces hasta ahora, te tragabas lo inverosímil, después de todo es el objetivo del cine, aunque 25 años después gadgets como la Hoverboard (la patineta voladora que ocupa Marty McFly, el protagonista), sean casi una realidad.

El DeLorean (el auto-maquina del tiempo) era la onda y si tenías la edad suficiente, hasta fantaseabas con la idea de regresar al pasado y componer ciertas cosas de tu vida que deseabas cambiar. Y ahí estaba el secreto de la saga: si tu vida no es como te gusta que sea, la historia representaba el deseo de volver atrás, solucionarlo todo y después “volver al futuro” donde las cosas ya no eran tan malas como las dejaste.

O sea, si un día metiste un autogol que te marcó de por vida, pues te subías a tu DeLorean al momento justo de el error y lo remediabas. O si vomitabas sobre una chica cuando ibas en la secundaria, pues volvías al pasado y remediabas el ser tachado como un perdedor el resto de tu vida.

Confieso que las tres películas de “Volver al Futuro” me gustaron, a pesar de que para muchos la tercera es malísima. Es más, ahora al escribir esto, me dieron ganas de volver a ver las 3 de un sólo golpe. Por cierto, espero que no se les ocurra hacer un remake (el de “Karate Kid” obvio es una basura y, la verdad, están destruyendo los recuerdos con nuevas versiones sin sentido)

Les dejo con un homenaje en clave absurda, que la tv serie española “Qué vida más triste”, hizo de la película más famosa de Michael J. Fox

Acá el link para ver online la parte 1.

Categorías

Noticias