DATA: Daft Punk – Homework, una visión al pasado de lo que sería el futuro

No cabe duda que Daft Punk (Thomas Bangalter / Guy de Homem-Christo) es la banda francesa de electrónica más exitosa hoy en día. Prueba de esto es su más reciente disco de estudio Random Access Memories el cual ha sido el primero de este duo en alcanzar el top 1 de los charts en Inglaterra.

Para muchos este disco es una gran pieza, para otros una decepción. ¿Porqué? Simplemente porque en un inicio Daft Punk se presentó al mundo como un proyecto “underground” que plasmaba el espíritu revolucionario de todos aquellos jóvenes amantes de la cultura rave.

El primer sencillo de este duo, “Da Funk”, fue lanzado originalmente por el sello escocés Soma Records, el cual se caracteriza por hacer entregas de techno experimental y no comercial desde hace más de 25 años. Hasta ese punto, el éxito que tendría Daft Punk en lo futuro ya se veía venir. Junto con “Rollin & Scratchin” este sencillo dio la vuelta al mundo y cayó en manos de la gente de Virgin Records, quienes sin dudarlo ofrecieron un contrato discográfico a los franceses.

Homework, el que sería su primer disco, se pensó en un principio como una serie de sencillos para ser lanzados con cierta frecuencia. Sin embargo, al ver la cantidad de material con el que contaban, Bangalter y De Homem-Christo decidieron hacer de esto un gran álbum de estudio.

Para conservar la esencia underground de este material, el duo grabó la totalidad de este en su propio estudio casero. Este sonido se alcanza a escuchar plasmado dentro de cada una de sus canciones. Independientemente de la forma como fue grabado, lo que hacia realmente interesante el material incluido en él era la temática de las canciones. Por un lado se podía escuchar “Around The World”, la cual simplemente era una canción simpática sin mayor materia que un sampleo sonando una y otra vez, como por otro lado “Revolution 909”, un estatuto sobre como los jóvenes veían al gobierno francés y su iniciativa por detener las fiestas rave de mediados de los noventa.

Es justo por este motivo que Daft Punk se convierte en una de las bandas representativas de esta generación. El sonido imperfecto de su disco era justo lo que hacia que los jóvenes se volvieran locos al estar en una pista de baile. Mucho ha cambiado ya de aquellos días a lo que hoy es este duo. La fama y la necesidad de convertir la música en un producto del cual obtener una forma de vida ha hecho que estos franceses se apeguen cada vez más a las formas más convencionales, musicalmente hablando.

Si me hubieran preguntado que pensaba sobre la banda creadora de “Da Funk”, la primera vez que le escuché en una fiesta en una bodega abandonada cerca del desierto de los leones, tocada a manos de Mar-T-9000 (Martín Parra, uno de los íconos del rave en nuestro país), jamás hubiera contestado que los veía como un grupo de pop. ¡Jamás!

Ahora, el hecho de que su más reciente disco sea dirigido a un público masivo no significa que hayan dejado de ser buenos músicos, por el contrario, es la muestra de como se puede evolucionar. Con su primer disco Homework, Daft Punk nos entregó sus dos visiones de la música: el lado rebelde y el lado alegre. Así como hemos podido escuchar ambas facetas de este proyecto dentro de su música, hoy en día se han ido por el camino de lo fresco y digerible, y lo han hecho bien.

Hace ya 16 años del lanzamiento de este disco, el cual en tiempos de rebeldía nos hablaba de frescura. Hoy, la música electrónica ha dejado de ser aquella que se toca en sitios recónditos y fiestas clandestinas, para convertirse en uno de los mercados más fuertes para cualquier sello discográfico. La frescura de la que nos hablaba Daft Punk, con ese toque “underground” ha conquistado las pistas del mundo, dejando a Homework como un estatuto de lo que sería la fiesta en un futuro cercano.

Despido esta entrega con uno de mis tracks favoritos de este disco “Revolution 909”, el cual muestra como las revoluciones se pueden pelear con música.